Internacionales

Nueva York despejó las candidaturas de los partidos

Estados Unidos.-  Las primarias de este 19 de abril en Nueva York han servido para poder despejar, casi por completo, el bando demócrata y republicano por la carrera a la Casa Blanca.

Clinton logró por fin la victoria que necesitaba después de varias derrotas por parte de Bernie Sanders, el candidato moral que influye en los jóvenes dibujando sueños que la atmósfera política de los Estados Unidos no permite.  Mientras Trump trata de reparar una campaña por sus continuos despropósitos: tiene a su alcance la nominación del partido Republicano, que acusa de quererle robar la nominación en convención abierta. Trump y Sanders, lograron perforar en los pozos del desencanto y la irritación con la casta de mayoría ciudadanas que se quedan atrás.

Por otro lado los EE.UU están viviendo un momento interesante, pero enfadados, según algunos sondeos, considera que Trump no está capacitado para dirigir el país. Aunque los candidatos con mayores posibilidades no terminan de convencer al electorado. Un 68% no puede imaginar votar por Trump y el 58% no soportan a Clinton. La polarización, que ha manejado la presidencia de Obama, conduce la campaña,  lo que no presagia el desatasco futuro de un sistema político gripado.

El arcano de las primarias permite que 10 millones de votantes designen al candidato demócrata o republicano a presidente. Los aspirantes a la presidencia se dirigen a las actividades y no deben de ocuparse del 40% de los candidatos que se declaran independientes o del 60% que considera necesario un tercer partido político. 

Sanders, sin opción de ser nominado, sigue en batalla para disgusto de Clinton. Sin embargo la presencia de este senador socialista de 74 años, es de un valor importante, ya que entusiasma a los jóvenes que quizá voten por primera vez, por su promesa de universidad gratuita que es clave en su campaña. Sanders se ha planteado el debate de la riqueza y la desigualdad, también apuesta por el peaje a pagar por el libre comercio y la globalización, que también es parte fundamental de la campaña de Trump

Por otra parte el camino de Clinton a la presidencia no será nada fácil. Aunque es la más preparada, soporta la negativa de los ciudadanos, dudosa honestidad y una imagen mercenaria de Wall Street. Pero tiene a su favor la coalición demográfica de la que Trump carece: los negros, los hispanos y las mujeres. Trump deberá apagar su discurso para reconciliarse con su partido y así poder obtener la nominación. Francamente la tiene bastante difícil ya que un 15% de los ciudadanos no lo ven en la Casa Blanca.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close