Nuevo récord de civiles muertos por conflicto en Afganistán

Afganistán-. Cuarenta años luego de que comenzara el conflicto en Afganistán, los civiles siguen pagando un alto precio en vidas humanas, con un nuevo récord de víctimas, especialmente en atentados en Kabul, apuntó este lunes la ONU. 

Solo en la capital afgana se contabilizaron cerca del 20% de los 1.662 muertos y 3.581 heridos registrados en los primero seis meses del año en curso, “un nuevo récord al alza”, precisó la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán.

El 40% de estos civiles se vieron afectados por explosiones en minas, atentados y artefactos explosivos improvisados. Esos ataques, atribuidos a los insurgente talibanes, islamistas y al grrupo yihadista Estado Islámico (EI), dejaron casi 600 muertos y 1.483 heridos entre la población.

El representante especial de la ONU para Afganistán, Tadamichi Yamamoto, lamentó “el empleo de explosivos improvisados, poco precisos, ilegales y desproporcionados, especialmente impactantes”. Resaltó el “inmenso sufrimiento” que representan estos datos para las familias afectadas.

Los atentados suicidas y ataques más complejos -con un autobomba abriendo camino a un comando armado- fueron dirigidos especialmente contra las bases de las fuerzas de seguridad occidentales y afganas, así como hacia los edificios administrativos.

Sin embargo, también tuvieron consecuencias en los alrededores y provocaron la muerte de 259 personas, mientras que 892 resultaron heridos, un 15% más con respecto a 2016, de acuerdo con la ONU.

Casi un civil de cada cinco ha sido víctima de la violencia en la capital. Este balance es el resultado, además, del ataque suicida con camión bomba perpetrado en el barrio diplomático de Kabul el 31 de mayo, el cual dejó 92 muertos según la ONU -al menos 150 de acuerdo con el presidente Ashraf Ghan- y 500 heridos. Se trata “del incidente más mortífero desde 2001”.

Los ataques en la zona urbana generan un balance particularmente alto entre las mujeres y los niños, pero la misión de la ONU culpa de este aumento (mujeres abatidas 174, +23% y de niños muertos 436, +9%) a las minas terrestres y a los bombardeos aéreos de las fuerzas occidentales y afganas contra posiciones de insurgentes.

Asimismo, el número de víctimas civiles se elevó entre enero y junio en quince de las 34 provincias del país, una muestra de la extensión geográfica del conflicto. Las más afectadas son; al sur Kabul, Helmand, Kandahar y Uruzgan; al este Nangarhar; al oeste Herat y Farya; centro Laghman y al norte Kunduz y Farah.