Odebrecht: “No fuimos los primeros ni seremos los últimos en pagar sobornos”

Un alto ejecutivo de Odebrecht, envuelto en un escándalo mundial por el pago de coimas, dijo este viernes a la agencia de noticias Efe en Nueva Orleans que la multinacional brasileña no es la primera compañía en incurrir en este tipo de prácticas delictivas y tampoco ser;a la última. 

“No somos los primeros y seguro que no seremos los últimos. Nosotros no vamos a volver a hacerlo, nos encontramos ya fuera de esas prácticas, aunque sabemos que hay otras empresas que siguen haciéndolo”, aseveró el CEO de la dirección de Ingeniería y Construcción Internacional de Odebrecht, Falvio Faria. 

El pago de sobornos, apuntó Faria, “forma parte de la naturaleza del hombre” y es una costumbre extendida en todos los sectores económicos y no solo en el mundo de las infraestructuras.

“Es una práctica habitual en toda la actividad económica del mundo, con más o menos grado de supervisión o fiscalización, pero que hay en todos las naciones y en todas las industrias”, afirmó el directivo durante un foro de la industria petroquímica celebrado en la ciudad estadounidense de Nueva Orleans. 

Odebrecht, considerada la constructora más importante de Latinoamérica, se encuentra siendo investigada en varios países de la región por haber pagado sobornos para conseguir obras públicas.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos, publicó en diciembre pasado unos documentos que revelaron que la constructora pagó cerca de 788 millones de dólares en coimas en 12 países de Latinoamérica y África.

“Las sociedades deben tener los mecanismos de control y de castigo, de los contrario no se va a arreglar nada”, lamentó el directivo, quien el jueves intervino en el foto “Downstream Engineering, Construction and Maintenance”, organizado por el American Chemistry Council (ACC) y patrocinado por Odebrecht.

La cita congregó hasta este viernes a un millar de representantes de las grandes compañías petroquímicas del mundo con negocios en Estados Unidos, entre las que se encuentran Chevron, BP, ExxonMobil o Shell.

Odebrecht ya ha alcanzado pactos judiciales con los Gobiernos de Estados Unidos, Suiza y Brasil para pagar multas por valor de más 2.000 millones de dólares y compensar así los actos por los que se le investiga, y se encuentra negociando nuevos acuerdo con otras naciones.