ONU: “Ascendió el riesgo de contraer enfermedades por los antibióticos”

Nairobi – Kenia.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicó ayer que “Ascendió el riesgo de contraer enfermedades incurables por los antibióticos, mejorando  la propagación de medicamentos y diversos productos químicos en el medio ambiente, que establece una amenaza sanitaria mayor.

Si este comportamiento se mantiene, se acrecentará el riesgo de adquirir enfermedades incurables por los antibióticos de venta en el mercado, manifestaron los especialistas en una reunión en Nairobi acerca de sus efectos en el Medio Ambiente.

A través de un reporte oficial publicado el día de ayer, el cual fue titulado “Frontiers 2017”, los especialistas  indican que “el vertido al medio ambiente de componentes de los antibióticos proveniente de los hogares, así como de los establecimientos farmacéuticos favorecen la evolución bacteriana y la emergencia de cepas más resistentes”.

“La advertencia lanzada por este informe es verdaderamente alarmante: los humanos podrían participar en el desarrollo de superbacterias  debido a nuestra ignorancia”, evaluó Erik Solheim, quien se desempeña como director del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUE).

“Los estudios ya vincularon el uso inadecuado de los antibióticos en el hombre y en la agricultura en los últimos diez años a la aparición de una resistencia creciente a las bacterias, pero el papel del medio ambiente y la contaminación recibieron poca atención”, agregó el experto.

Consecuencias del esparcimiento del antibiótico en el medio ambiente

La tenacidad de los antibióticos es un acertijo complicado para las delegaciones sanitarias internacionales. A escala mundial, unas 700,000 personas fallecen a causa de infecciones resistentes anuales.

En un informe que fue publicado en el 2014, ya se había avisado que las enfermedades resistentes a los antibióticos lograrían quitarle la vida aproximadamente a 10 millones de personas de aquí al año 2050.

En este sentido, esta cifra equivale a la principal  causa de muertes, incluso superando a las enfermedades cardíacas o el cáncer.

“Podríamos entrar en lo que la gente llama era posantibióticos, o regresaremos a los años de antes de 1940 cuando una simple infección (…) será muy difícil, o imposible” de sanar, mencionó  Will Gaze, uno de los autores del informe, en Inglaterra, a la AFP.

Por otro lado, al medio ambiente se esparcen de forma continua los restos  de los antibióticos del consumo humano, que se diluyen a través de las aguas residuales urbanas a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales, donde logran oponer resistencia al tratamiento y expandirse.