Internacionales

ONU exhortó a México y EEUU a impulsar protección de refugiados

México.- Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, EEUU y otras naciones poderosas deberían hacer más para reasentar migrantes y refugiados forzados a huir de sus tierras.

“Debemos contar con el liderazgo estadounidense en la protección de los refugiados”, dijo Grandi en una entrevista en la Ciudad de México. “El desplazamiento forzado es un problema de las personas pobres, no un problema de la gente rica, pero necesitamos que los ricos hagan más para compartir esa carga”.

Durante su primera visita oficial a la región desde que asumió el cargo el año pasado, el funcionario de la ONU dijo que México también debe intensificar la protección de solicitantes de asilo y refugiados, especialmente a lo largo de su frontera sur.

Cada año miles de personas de El Salvador, Guatemala y Honduras, algunas de las naciones más empobrecidas y violentas del mundo, se dirigen al norte en busca de una vida mejor.

Pero ese viaje se ha vuelto cada vez más peligroso y costoso, con criminales agrediendo, extorsionando y secuestrando migrantes mientras intentan atravesar México, obligando a algunos a permanecer al sur de la frontera de los Estados Unidos.

Las cifras de las Naciones Unidas (ONU) muestran que unas 8.000 personas solicitaron el estatus de refugiado el año pasado en México, 5.000 más que en 2015. Las solicitudes de asilo en México aumentaron un 150% entre noviembre de 2016 y marzo de 2017, según la agencia mexicana de refugiados COMAR.

“Ha habido un aumento debido a las causas que empujan a la gente a huir, la increíble violencia perpetrada contra civiles en países como Honduras y El Salvador”, dijo Grandi.

Enfrentando el narcotráfico, la extorsión y el secuestro, México está siendo testigo de uno de sus peores períodos de violencia, y ha sufrido unos 150.000 asesinatos relacionados con pandillas y unas 30.000 desapariciones en la última década.

Washington, por su parte, ha anunciado una caída en los pasos fronterizos del sur no autorizados, como prueba de que su política actual contra la inmigración ilegal está funcionando.

El gobierno del presidente Donald Trump también redujo el tope de las admisiones de refugiados, fijando el límite en 50.000, en comparación con los 85.000 aprobados en 2016.

Funcionarios de Estados Unidos han dicho que planean revisar el proceso de selección de migrantes para contrarrestar el riesgo de admitir terroristas.

Grandi dijo que apoyó el impulso para mejorar la seguridad, pero instó a Estados Unidos a ampliar su programa de reasentamiento de refugiados.

Carlos Baltodano

Estudiante de Estudios Internacionales en la Universidad Central de Venezuela

Artículos relacionados

Close