Internacionales

Ordenan abandonar EEUU a exiliado cubano

Estados Unidos.- El Gobierno estadounidense le ha ordenado a Ramón Saúl Sánchez, activista cubano y líder del Movimiento Democracia, a abandonar el país “tan pronto como sea posible”. Para Sánchez, haber vivido alrededor de 50 años en Estados Unidos no le garantiza la estadía en el país.

El líder del Movimiento Democracia recibió una carta por parte del Gobierno federal donde se le ordenaba abandonar el país “tan pronto como sea posible”, a tan solo días de que zarpe una flotilla que ayudó a establecer como solidaridad con los presos políticos de Cuba.

Sánchez ha vivido en Estados Unidos desde 1967 con el documento original de entrada, conocido como parole, que recibió al arribar de Cuba, pero había solicitado al servicio de inmigración en el 2002 legalizar su estatus con residencia permanente para poder viajar legalmente con sus frecuentes flotillas a aguas internacionales frente a Cuba y poder regresar sin problemas a Estados Unidos.

Usted no está autorizado a permanecer en Estados Unidos y debería hacer arreglos para irse tan pronto como sea posible“, dice la carta que recibió Sánchez el jueves de parte de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), que procesa los pedidos de tarjetas verdes de residencia así como solicitudes de asilo y naturalización. “Si no se va, esto podría resultar en que no sea elegible para obtener beneficios migratorios y se le considere inadmisible en Estados Unidos en el futuro”.

USCIS indicó que su solicitud de residencia permanente había sido denegada y que el parole obtenido por Sánchez había “expirado”.

La carta que recibió Sánchez llegó a solo horas de la partida de la nueva flotilla pautada para salir el sábado desde Marathon en los cayos de la Florida, para navegar hasta el límite de las aguas cubanas y lanzar 88 fuegos artificiales, una por cada uno de los presos políticos que se estima están encarcelados en Cuba. La idea de la flotilla surgió luego que Castro pidiera la lista de estos prisioneros en una conferencia de prensa conjunta con el presidente Barack Obama en La Habana a finales de marzo, aunque finalmente no ha realizado ninguna liberación pues su gobierno no reconoce que estén encarcelados por motivos políticos.

Sánchez es un activista muy conocido en el sur de la Florida también por sus huelgas de hambre a favor de distintas causas y su trabajo de apoyo a familiares de balseros cubanos. Pero en el pasado, Sánchez estuvo involucrado con el grupo militante Omega 7 y en la década de los 80, cumplió cuatro años y medio de prisión por rehusarse a declarar sobre esa organización.

En los últimos días, había iniciado una campaña de protesta contra lo que consideró como un acto discriminatorio por parte de la compañía de cruceros Carnival, que no permite a los cubanoamericanos viajar a Cuba en la nueva línea Fathom, siguiendo una prohibición del gobierno de la isla.

En una entrevista telefónica, Sánchez vinculó la carta con “la presión política” por parte de la Administración Obama para tratar de frustrar sus planes de realizar la flotilla y otras acciones futuras en favor de la democracia en Cuba. La evidencia para esta conclusión, dijo Sánchez, es que su petición data del 2002 y que desde entonces no había tenido problemas con su parole.

La advertencia contra Sánchez viene en momentos de gran frustración en la comunidad tradicional de exiliados cubanos del sur de la Florida debido al deshielo entre Washington y La Habana y el reciente viaje del presidente Obama a la capital cubana, donde fue huésped oficial del gobernante cubano Raúl Castro.

La decisión del gobierno federal contra Sánchez ha suscitado indignación en la comunidad. Sylvia Iriondo, presidenta de MAR por Cuba pidió que fuera revertida y denunció que “responde a una agenda dirigida a avanzar la política de concesiones de la Administración del Presidente Obama al régimen castrista”.

Por su parte, Orlando Gutiérrez Boronat, secretario nacional del Directorio Democrático Cubano, destacó que “Ramón Saúl, más que un activista por la libertad de Cuba, más que un hombre que ha vivido decentemente por tantos años en suelo de Estados Unidos, es un hermano para todos en el Directorio Democrático Cubano y ha contado siempre y ahora más que nunca cuenta con nuestra solidaridad y respaldo”.

La carta de USCIS indica que la decisión es inapelable pero que puede solicitar reabrir el caso. Sánchez dijo que un grupo de abogados del sur de la Florida ya está estudiando cómo proceder.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close