Organización identificó a 32 mil desaparecidos en México

México.- Las ordenaciones de derechos humanos suelen expresar que la República de México es una nación que conoce al pormenor los barriles de petróleo que exporta, pero que no sabe quiénes son sus desaparecidos.

Según reseñó El País, con el propósito de modificar esa dinámica, un equipo de diez personas pertenecientes a la asociación Datacivica ha trabajado durante cuatro meses para colocar nombre y apellidos a los más de treinta y dos mil desaparecidos que existe en el país.

El resultado es una página web que se mostró de forma reciente donde resulta viable identificar a los desaparecidos e igualmente que los familiares o conocidos puedan agregar datos y contribuir a su ubicación.

A la lista de más de cien mil fallecidos que deja la guerra entre y contra el narco comenzada por Felipe Calderón en  el pasado año 2006, se acopla la de desaparecidos, que progresa cada día ante la indiferencia oficial, que no ha divulgado un registro completo y minucioso de los desaparecidos.

En la actualidad la única forma para conocer cuántas personas desaparecidas existen en México es consultando el Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED), integrada por los datos que recogen de los estados.

Dicho registro recopila información como talla, estructura, edad y el lugar de desaparición, el nombre o un apellido.

desaparecidos

Registro de desaparecidos

Se trata de información distinguida pero por la manera de registrarla y mostrarla, en la base de fuero común, donde se encuentran registradas la gran generalidad de las personas, no resulta posible conocer el nombre completo de los desaparecidos.

Hoy por hoy si una madre busca a su hijo, de apellido González, por ejemplo, la plataforma proyecta todos los registros de alguna  persona que tenga ese apellido, pero no existe manera de conocer los nombres completos de las personas que poseen de apellido materno o paterno González, ejemplificó Mónica Meltis, encargada del proyecto.

“Las personas desaparecidas en este momento son renglones, sin nombre ni rostro y tratamos de devolverles la dignidad, suministrar su localización y acabar con una inercia que camina hacia la deshumanización de la crisis”, manifestó Santiago Aguirre, perteneciente al Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, que apuntaló el trabajo.