Cultura

Osvaldo Soriano: “No habrá más penas ni olvido”

Info del autor: Osvaldo Soriano (1943-1997) fue un periodista y escritor argentino. Es considerado uno de los autores clásicos contemporáneos de nuestro país. Sus primeras novelas (“Triste, solitario y final” – 1973; “No habrá más penas ni olvido” – 1978; “Cuarteles de invierno” – 1980) le dieron fama tanto en la Argentina como en el mundo. Rápidamente se convirtió en el escritor más leído en el país.

“No habrá más penas ni olvido”

Osvaldo Soriano

Ed Seix Barral

Novela

Seix Barral

127 páginas

Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver no habrá más penas ni olvido” canta Gardel y Soriano le roba una de sus frases más famosas para titular su novela. El autor construye un relato que puede confundirse con un guion cinematográfico, una obra de teatro o el registro de un testigo de los hechos. De hecho, Héctor Olivera llevó esta novela al cine en el año 1983. La historia trascurre durante unas cuantas horas, aunque no por esto deja de estar superpoblada de acción violenta y conspiradora.

“No habrá más penas ni olvido” narra el enfrentamiento entre Ignacio Fuentes y el comisario Rubén Llanos y los interesados seguidores de cada uno. Enfrentamiento es una forma tenue de describir lo que en realidad es una genuina guerra. Colonia Vela, un pequeño pueblo de Buenos Aires, es testigo y víctima de la batalla librada entre honrados y orgullosos dirigentes. Soriano enfrenta en un escenario humilde a dos grupos tan similares, pero al mismo tiempo tan antagónicos: peronistas de izquierda vs peronistas de derecha. La violencia, la conspiración y la muerte son principales protagonistas entre personajes que podrían gritar al unísono que un lindo día es un día peronista. El autor presenta y desarrolla esta contradicción y desafía a los sujetos de su novela a demostrar hasta dónde son capaces de llegar para mantener su honor y defender sus ideales.

Soriano es reconocido por la compleja sencillez característica de su estilo narrativo. La novela evita copiosas descripciones del paisaje o de las acciones. Recurre fundamentalmente a detallar los sucesos mediante diálogos entre los personajes. Como resultado tenemos acceso a los hechos mediados por el punto de vista de cada sujeto. Además, pinta con exactitud los sectores sociales y el revuelto contexto político que atravesó la Argentina durante la primera mitad de la década del ’70. El autor es quien mejor retrata la situación histo-política de nuestro país durante esa época. Su estilo simplista y predominantemente dialogal rompió con la concepción clásica de la novela histórica. Introdujo la capacidad de describir mediante la acción y de profundizar las diferentes posiciones políticas a través del diálogo.

La violencia es un rasgo común en las novelas de Soriano. La novela nos cuenta cómo se va de control un conflicto entre pobladores de una pequeña ciudad ficticia y cómo, con cada lamentable hecho, la única salida es seguir luchando, pues rápidamente se abandona la posibilidad de dar marcha atrás. El lugar donde el autor sitúa la novela da lugar a posibilidades disparatadas y precarias de lucha y conspiración. Al tratarse de un pueblo del interior, los personajes se preocupan permanentemente para que su desastroso enfrentamiento no sea noticiado por las autoridades nacionales. El miedo más grande es la inminente intervención de la Policía Federal. El terror compartido por ambas facciones de la guerra, que los militares tomen cartas en el asunto. Soriano da cuenta con este hecho de los atisbos desde la sociedad de un posible golpe de Estado por parte de los dirigentes militares (dos años más tarde se concretaría en nuestro país la dictadura militar más sangrienta de la historia).

Pese a que el enfrentamiento que narra la novela se produce entre agentes políticos completamente opuestos, Soriano decide narrar mediante una tercera persona por fuera del relato que se abstiene de tomar partido por una de las dos facciones. Este rasgo es destacable ya que nos permite penetrar de manera imparcial en la mente y en la ideología de cada personaje. Sin embargo, el autor denota una clara simpatía por el Sargento García, por lo que Soriano nos hace un guiño con respecto a su postura ideológica.

“No habrá más penas ni olvido” puede ser leída como una novela histórica poco convencional, pero que sin duda pinta a la perfección el cuadro social y político turbulento que tiñó los primeros años de la década del ’70 en nuestro país.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close