Países de la ONU pidieron a Maduro resolver crisis humanitaria

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizó este lunes un encuentro en el que los representantes de varios países solicitaron al gobierno de Nicolás Maduro el respeto a los derechos humanos en su territorio.

Durante la reunión, los acreditados también demandaron a Caracas que garantice el estado de derecho y favorezca la liberación de los presos políticos.

Entre otros de los puntos acordados, resalta el requerir la resolución de la grave situación humanitaria que enfrenta el país y la necesidad de publicar un calendario electoral definitivo.

Por su parte, el embajador de Uruguay, Elbio Rosselli, aseveró que si bien la nación no representa una amenaza para la región, su crisis debe ser solucionada.

Al mismo tiempo, recordó que su país condenó el nombramiento de una Asamblea Nacional Constituyente sobre un Parlamento ya electo. Medida a la que atribuyó el socavamiento de la democracia actual.

 

“Venezuela demuestra ser una dictadura”

Por otro lado, la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, afirmó que el gobierno de Venezuela está demostrando ser una dictadura al desconocer a la Asamblea Nacional y llamar a elecciones poco transparentes.

Entre tanto, Francia consideró que el mayor problema de la nación sudamericana es su preocupante realidad política y social.

Al mismo tiempo, hizo referencia a las manifestaciones acaecidas en Venezuela meses atrás, específicamente al papel represor de la administración de Maduro.

Para los diplomáticos galos se tratan de irregularidades que atentan contra el derecho constitucional y la libertad de prensa.

Asimismo, recordó al gobierno de Maduro que hay compromisos internacionales que deben cumplirse cuando se es miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

 

Una amenaza para la región

En contraste, la delegación de Reino Unido sí calificó al país como una amenaza para la región. A su vez, subrayó la necesidad de abordar el asunto con la mayor seriedad.

También hizo referencia al deterioro sistemático de la economía venezolana. Como ejemplo nombró la incapacidad de Caracas para pagar sus deudas, lo que ha provocado que entre en default.

Adjudicó la crisis general de la nación a las erradas políticas tomadas por el Ejecutivo y agregó que el primer mandatario es incapaz de reconocerlo.

Para finalizar, requirió al gobierno de Maduro que convoque a elecciones libres y ponga en libertad a los presos políticos.