¿Patatas fritas en Marte?

Perú.-  En esta ocasión, la ficción puede dar paso a la realidad y al futuro pues el tubérculo puede cultivarse en el planeta rojo, según los primeros indicadores de un experimento realizado en Perú en cooperación con la NASA.

El Centro Internacional de la Papa (CIP) brindó detalles del hallazgo. “Los resultados preliminares (del experimento) son positivos (…), el crecimiento del cultivo bajo condiciones como las de Marte es una importante fase de este experimento”, explicó Julio Valdivia Silva, astrobiólogo peruano vinculado a la agencia espacial de Estados Unidos (NASA).

El experimento consistió en la siembra del tubérculo originario de los Andes en un ambiente confinado especialmente construido, cual domo, denominado ‘CubeSat’, que forma parte del proyecto ‘Papas en Marte’ del CIP.

A raíz del experimento, los científicos del CIP concluyeron que las futuras misiones a Marte que deseen sembrar papas tendrán que preparar el suelo con una estructura suelta y nutrientes para permitir que los tubérculos obtengan suficiente aire y agua. “Si los cultivos pueden tolerar las condiciones extremas a las que los estamos exponiendo en nuestro CubeSat, tienen una buena oportunidad de desarrollarse en Marte”, acotó Valdivia.

Los científicos estiman que el experimento dure aproximadamente cinco años para poder obtener la mayoría de los resultados concluyentes del estudio 

En el desierto al sur de Perú, se encontró un suelo muy semejante al hallado en Marte por el vehículo explorador Curiosity.  Del mismo modo, los científicos locales trasladaron, en los últimos meses, unos 700 kilos de tierra y rocas de ese desierto al domo o laboratorio que construyeron en las instalaciones del CIP, en Lima. “Hemos estado observando los suelos muy secos que se encuentran en el desierto del sur peruano. Estos son los suelos más parecidos a Marte que hemos encontrado en la Tierra”, señaló el investigador Chris McKay.

El “CubeSat”, alberga un contenedor con suelo y con el tubérculo. Dentro de este ambiente herméticamente sellado se suministra agua rica en nutrientes, se controla la temperatura según las del día y noche en Marte, y se imitan los niveles de presión de aire, oxígeno y dióxido de carbono de ese planeta.

Los sensores, además, supervisan constantemente estas condiciones y, cámaras de transmisión en vivo graban el suelo a la espera de que crezca el brote de la papa.