Payasos de hospital, una profesión que nació en EUA

Estados Unidos.- La profesión de payasos de hospital fue creada en 1986 en Nueva York, Estados Unidos.

En Estados Unidos Hunter Doherty “Patch Adams”, conocido como el médico de la risoterapía, fue quien comenzó a visitar los hospitales con trajes de payaso, cuyo esfuerzo fue llevado a los pacientes, huérfanos y todo el personal que requiriese reír.

Dr. Yaso de Venezuela atiende a los niños venezolanos y de Latinoamérica

Esa acción social fue asumida por muchas organizaciones y otros payasos en el mundo que fue replicada.

Hoy son decenas de organizaciones que buscan hacer reír a los enfermos y en especial a los pequeños que son los que más sufren por las enfermedades.

Los payasos de hospital están tan bien organizados en el mundo que muchos de los equipos son integrados por personal altamente capacitado. Algunos son médicos, otros profesionales de áreas diversas, los cuales reciben entrenamiento en protocolo de salud para poder acceder a un hospital, así como, el tratamiento qué deberán aplicar para tratar con los pacientes.

Sumado a eso, los médicos se convierten en los aliados de los payasos en cada actividad dentro de los centros de salud, ya que a escala global manejan casi que el mismo código de seguridad.

Otros payasos destacados son los de la región ibérica. Payasos de hospital tuvo sus pioneros en España a través de la asociación PayaSOSpital, la cual nación en Valencia, y a la fecha ya tiene 18 años de actividad convirtiéndose así en líder formadora de grupos de otras comunidades en Cataluña y Castilla y León.

Esta es otra organización de payasos en Argentina

Sergio Claramunt, con 24 años de profesión en la actividad de payaso, explicó que el payaso de hospital trata de que el niño se abra a una venta de imaginación con muchas posibilidades  de ver personajes fantásticos que aparecerán de un lado a otro, donde cualquier cosa puede suceder.

El experto señaló que no estamos para consolar a los niños porque no somos psicólogos, pero al llegar a donde ellos se encuentran, nos armamos con instrumentos, marionetas, cuentos o pompas de jabón y los hacemos reír.

Claramunt dijo que el niño es el que indica que se puede o no hacer dentro del área donde se encuentra recluido, ellos son los que mandan, y deciden que se hará, por eso, solo debemos mantener una escucha activa.

Los payasos de hospital en el mundo deben tratar de dramatizar el entorno hospitalario para que el paciente, que en este caso es el niño, olvide que está enfermo y que tiene dolor o algún otro malestar.

Comments

comments