Pena capital para autor de la masacre racista en iglesia de Charleston

Estados Unidos- El joven blanco, de 22 años de edad, fue condenado por el tribunal federal de Charleston, en Carolina del Sur. 

Con las manos tomadas sobre su regazo y sin dar señales de ninguna expresión, más allá de una semi sonrisa, el autor de la masacre de Charleston escuchó la sentencia del jurado, luego de una deliberación de tres horas.

El mes pasado, Dylann Roof fue encontrado culpable de los 33 cargos federales en su contra. Durante la fase de sentencia él fungió como su abogado y les comentó a los miembros del jurado que no padece ninguna enfermedad mental. Sin embargo, no mostró señales de arrepentimiento por lo que hizo ni solicitó clemencia para conservar su vida.

Roof les explicó a los agentes del FBI que con sus actos buscaba que el país adoptara de nuevo la segregación racial o quizás que fuera la chispa que desatara una guerra entre razas.

Culpable

El supremacista blanco dijo, horas antes en el cierre del jurado que podría condenarlo a pena de muerte, que: “Tuve que hacerlo y aún siento que debía hacerlo”.

“Nadie me hizo hacerlo”, alegó Dylaan Roof, cuando hablaba en su propia defensa en un tribunal en Charleston, Carolina del Sur. “Sentía que debía hacerlo y todavía lo siento así”, apuntó al jurado.

El 17 de junio de 2015, el joven Roof se unió a un grupo de estudio de la biblia en la iglesia metodista episcopal africana Madre Emanuel, un símbolo de la lucha contra la esclavitud en esa ciudad, y tan solo minutos después emprendió una masacre en la que 9 personas afroamericanas murieron.

En su propio argumento de cierre, el abogado de la fiscalía Jay Richardson recordó al tribunal que Roof “ejecutó cruelmente a personas a las que describió en sus escritos como animales salvajes”.

“Sentencien a este hombre acusado de muerte, por asesinar a Clementa Pinckey”, vociferó refiriéndose al pastor de la iglesia. Después repitió la misma frase con los nombre de las ocho víctimas.

El fiscal hizo memoria recordando que Roof no llegó a ese grupo de estudio de la biblia a aprender. Pero lo feligreses lo notaron rápidamente “por medio de los ruidos de bala, un corazón repleto de odio y una Glock .45″.