Cultura

Personajes de Cervantes serán huéspedes del Gran Teatro de La Habana

El Gran Teatro de La Habana se convertirá hasta abril en el lugar de los más populares personajes de Cervantes. A través de una exposición con elementos lúdicos, quiere dejar su legado que va más allá de El Quijote.

Se hará con “pequeñas escenografías” presentadas en módulos inspirados en un libro. Los visitantes van a poder asomarse a la desbordante creatividad literaria del “manco de Lepanto” e introducirse en ella, por medio de elementos entretenidos como gafas tridimensionales, disfraces, máscaras, espejos alterados o misteriosos ojos de cerradura.

Los pícaros Rinconete y Cortadillo, Persiles y Sigismunda, el Licenciado Vidriera, la pastora Galatea, Chanfalla y la Enorme Sultana son varios de los personajes de esta exhibición. Fue concebida en 2016 para conmemorar los 400 años de la desaparición de un creador. En vida tuvo más aventuras que sus propios hijos literarios.

De esta forma, el popular teatro se va a transformar por unos meses en la fecunda cabeza de Cervantes. “Donde habitaban todos sus individuos”, detalló Quique Peña, diseñador de la exposición.

El evento fue dirigido por la catedrática de Literatura de la Facultad de Barcelona, Rosa Navarro.

Relatos para toda la familia

Las ilustraciones de los individuos las crea el figurinista Pedro Moreno. En 2015 recibió en España el Premio Nacional de Teatro.

Plasmar la esencia de cada personaje fue uno de los objetivos de la obra. Busca “alentar la creatividad” de todas las personas. Utilizando “un lenguaje lúdico y didáctico”, aseguró Guillermo Corral, asesor cultural de la Embajada de España en Cuba.

Entre los individuos de las “Novelas Ejemplares” representados está el Licenciado Vidriera, al que se expone tras frascos y tarros de cristal, o Rinconete y Cortadillo, dos truhanes acompañados en este momento por un laberinto hecho de naipes que simboliza la tragicómica vida picaresca de la que no tienen la posibilidad de huir.

Cercada de monedas se retrata a la gitanilla Hermosa, porque como escribió Cervantes, cuando ella bailaba y cantaba en las calles “llovían en ella ochavos y cuartos”, y a la enigmática y exótica Enorme Sultana de las “Ocho comedias y ocho entremeses” solamente se le adivina tras una celosía.

Etiquetas

Artículos relacionados

Close