Proyecto se enfocará en lavado de dinero | Segundo Enfoque
Tu Diario Online de Otra Manera      

Proyecto obligó a clubes y partidos políticos a controlar lavado de dinero

Uruguay.- Los centros de apuestas, escribanos, licitadores, franjas francas y consignatarios de servicios societarios o fideicomisos se encuentran obligados a comunicar a la Unidad de Información y Observaciones Financiero (UIAF) del Banco Central de Uruguay (BCU) en referencia a las sistematizaciones sospechosas de lavado de dinero.

En este sentido, un proyecto de establecimiento u ordenanza que será mostrado el día de mañana en el Senado obliga igualmente a practicar estos controles a “contables, abogados, corporaciones civiles, institutos, partidos políticos, gremios en general y cualquier ordenación sin fines de lucro con o sin personalidad legislativa”, informaron medios locales. De esta forma, las iglesias y círculos deportivos pasan a ser “elementos obligados” y, por lo tanto, susceptibles de castigos que pueden despuntar los US$ dos millones.

Lava dinero quien integra e ingresa al mercado lógico fondos procedidos de actividades ilícitas. Lava el traficante de estupefacientes que adquiere una vivienda o el estafador que transforma en una empresa. Al castigar a los lavadores, la Justicia busca restituir a la sociedad esas riquezas o capitales de origen ilícito.

La legislación actual (18.494), aprobada en el año 2009, instituye una lista de veintidós delitos precursores del lavado de dinero, entre ellos, el desfalco, la quiebra engañosa, el proxenetismo. No obstante, una infracción que en varias naciones es considerada preliminar se mantendrá fuera del régimen nacional: la simulación tributaria. Por ese motivo, los tramposos hallaron en Uruguay un asiento segur para instalar sus bienes, estando al corriente que no conseguirían ser incautados. La actual intención de ley concentra como delito precedente la ocultación fiscal y la estafa concursal, como encomienda el organismo internacional que preside en la materia, el Conjunto de Acción Financiera Internacional (GAFI).

El tope mínimo desengañado para que la infracción sea estimada antecedente de lavado es de 2,5 millones de Unidades Indexadas (UI) desde el año 2017 o lo equivalente a un millón de Unidades Tributarias a partir del año 2018.

Uruguay tomará en el año 2019 una nueva investigación de GAFI y en caso de no referir el procedimiento requerido y los controles adecuados puede ser condenado. La iniciativa asimismo suma al vicariato (el crimen a permuta de dinero), la substracción y la rapiña ejecutada por un conjunto organizado, el robo de ganado y la sociedad para delinquir como infracciones precedentes.

Comments

comments