¿Qué le pasa a tu cuerpo si tomas refresco de dieta?

Es importante que sepas que lejos de ayudarte a bajar de peso, el refresco de dieta puede hacer incluso que incremente y generarte diferentes enfermedades a nivel cardiovascular e incluso cerebral.

El refresco light es aquel que no utiliza azúcar convencional, sino edulcorantes artificiales como el aspartame. Por lo general suele ser promocionado en la publicidad como ideal para los regímenes de peso y como una alternativa “saludable” al refresco normal.

Adicional a incluir una forma artificial de azúcar, este tipo de refrescos contiene altos niveles de ácido fosfórico. Este puede aumentar el riesgo de padecer osteoporosis, engaña al cerebro y eleva la producción de insulina.

Tomar este tipo de bebidas viene con la creencia de estar tomando algo que es relativamente más sano que el refresco clásico. Además, nos proporciona el placer del dulce y calma la sed.

Al consumir este tipo de gaseosa, el cerebro percibe la presencia de dulce y libera la insulina que controla los niveles de azúcar en sangre y la presión arterial.

Todo esto provoca la reducción de estos niveles, de modo que aumenta el apetito y crea la necesidad de consumir más dulce.

Adicional a esto, los edulcorantes debilitan el “centro de satisfacción” del cerebro si se toman de forma regular. Por ello, cada vez sentirás más deseo de comer alimentos dulces y calóricos, creando un círculo vicioso.

Dentro de los efectos más comunes que se encuentran al consumir este tipo de bebidas, se encuentra la depresión, daño renal, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, daño pulmonar, desgaste del esmalte de los dientes y problemas endocrinos.

Como una recomendación final por parte de los expertos, no se trata solo de perder peso, como se puede pensar en un primer momento, sino que hay consecuencias de consumir esta bebida que son mucho más graves y que alteran la calidad de vida de manera definitiva.

En vez de tomar los refrescos de dieta  te recomendamos elegir agua hecha a base de fruta fresca, batidos o agua.

Una de las mejores alternativas siempre será el agua natural pero, si no te adaptas al sabor, puedes probar las otras opciones.

 

The following two tabs change content below.