pompeya

Realice un viaje de mochilero por las ruinas de Pompeya

Italia.- Para los amantes de las ruinas históricas Pompeya es un viaje ideal para realizar como mochilero, partiendo desde Nápoles.

Hay muchas excursiones para estas ruinas, pero son por lo general costosas e incluyen una noche de alojamiento en hoteles cercanos.

Pompeya está en la bahía de Nápoles, al sur de la ciudad. La visita completa a la ciudad puede tomarle un día entero, por lo que le sugerimos hacer una buena comida y llevar algunos bocadillos.

Desde Nápoles, puede tomar el Circumvesuviano, un tren que sale de la estación central y que también hace parada en Herculano.

En Herculano también hay excavaciones, por lo que para ahorrarse algunos euros es mejor que compre la entrada combinada para ambos destinos. 

La ciudad de Pompeya quedó enterrada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79.

Esta fue una ciudad rica y vanguardista, que llegó a figurar incluso por encima de Roma.

La ciudad quedó sepultada bajo cenizas, lo que paradójicamente permitió que se conservara en excelente estado hasta nuestros días.

El tren le dejará en Puerta Marina, el principal acceso a las excavaciones.

También puede llegar a Pompeya en autobús saliendo desde el puerto de Nápoles. Ambas son opciones de bajo costo.

Una vez en la ciudad no deje de ver el Foro, el verdadero centro de la vida política, social y religiosa de la ciudad.

Lugares que ver en Pompeya

El Templo de Apolo está dedicado al Dios del sol. Es un lugar sobrecogedor. Las estatuas que estaban cerca del templo fueron llevadas al Museo Arqueológico de Nápoles.

El Lupanar era el prostíbulo de la ciudad. Allí vera varios frescos eróticos de las paredes.

El Teatro Grande podía albergar a más de 5.000 espectadores. Mientras que el Teatro Piccolo, que está mejor conservado, tenía un aforo menor.

En el Orto dei fuggiaschi están los cadáveres petrificados de 13 personas que murieron durante la erupción.

La Casa del Fauno fue una de las casas más bonita y ricas de Pompeya. Debe su nombre a una pequeña estatua de Fauno.

La Terme Sabiane es un ejemplo de la ingeniería romana. El Anfiteatro, al final de la Via dell’Abbondanza se cree que es el más antiguo del mundo romano.

Para regresar a Nápoles tome preferiblemente el tren, que le permitirá descansar para seguir su viaje a otras regiones de Italia.