Rechazo mundial hacia Corea del Norte

Luego de la más potente prueba nuclear ejecutada por el “lider supremo” de Corea del Norte, distintos mandatarios expresaron su descontento.

En el día de su fundación, el régimen de Kim Jong-un detonó su quinta ojiva nuclear como muestra de poderío militar frente a sus enemigos. Este hecho reabrió la polémica ya instalada sobre la actitud constante de confrontamiento armado que Corea del Norte, una de las pocas autocracias en el mundo, quiere imponer.

En nombre de los Estados Unidos, principal enemigo del país asiático, el secretario de estado John Kerry llamó a Corea del Norte a “congelar” su programa nuclear (junto con los ensayos), iniciar un diálogo para su desnuclearización y de esta manera, reintegrarse en la comunidad internacional. En una reunión previa a la Asamblea General de la ONU, indicó: “Estamos preparados para sentarnos con ellos”. Sin embargo, Kerry resaltó que no se dejarán “intimidar” por Corea del Norte.

“Trabajamos muy estrechamente con el Consejo de Seguridad (…) para obtener la medida más fuerte posible después de la última acción de Corea del Norte”, declaró Sung Kim, representante especial para Corea del Norte en el departamento de Estado norteamericano; también dió a entender que EEUU podría tomar nuevas sanciones unilaterales en respuesta al “comportamiento provocador e inaceptable de los norcoreanos”.

En el marco de la Asamblea General, los primeros ministros de China y Japón coincidieron con el pedido de desnuclearización de Corea del Norte. China, tradicional aliado de Pyongyang, es el principal candidato para que inste a Corea del Norte a respetar la prohibición de desarrollar programas nucleares y balísticos. El primer ministro, Li Kequiang afirmó “seguir comprometidos con la desnuclearización de la península de Corea” y  sostuvo la necesidad de “buscar consultas y diálogo para (lograr) una solución”.

Por su parte, Shinzo abe, primer mandatario japonés, manifestó que las pruebas de misiles y nucleares llevadas a cabo este año por el régimen de Kim Jong-un evidencian que hace falta una “respuesta diferente” y pidió al Consejo de Seguridad de la ONU reaccionar de forma “inequívoca” a una amenaza que para él ha alcanzado ya “una nueva dimensión”.

Ban Ki-moon, actual Secretario General de las Naciones Unidas, surcoreano, declaró tras el quinto ensayo nuclear de Pyongyang y el lanzamiento de más de 20 misiles balísticos que se está “llegando a una situación de casi confrontación” y añadió que el impacto de una guerra con Corea del Norte sería “mucho, mucho más grande” que el conflicto en Siria.

Corea del Norte fue penalizada por el Consejo de Seguridad en 2006 cuando llevó a cabo su primer ensayo nuclear  pero, más allá de las reiteradas advertencias a través de los años, han impulsado otras cuatro pruebas nucleares y multiplicado el lanzamiento de misiles balísticos. Aún con la presión que ejercen potencias mundiales como Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, el conflicto parece no tener una pronta solución.

 

 

The following two tabs change content below.
Franco Montenegro

Franco Montenegro

19 años. Estudiante de Comunicación en la UBA, Diseñador aficionado y Redactor.