Internacionales

¿Cómo fue el rescate de los niños atrapados en la cueva de Tailandia?

Los expertos lidiaron con oscuridad, áreas inundadas, espacios estrechos y desprendimiento de rocas

La noticia de que los 12 niños y su entrenador, integrantes de Jabalíes Salvajes, quienes estaban atrapados en una cueva en Tailandia desde el 23 de junio, fueron rescatados con vida, fue recibida con alegría en todo el mundo.

Sin embargo, el rescate implicó todo un reto, lo que hizo larga la solución.

Muchas fueron las dificultades que los rescatistas encontraron. Por ejemplo, las víctimas estaban en un pequeño espacio a más de 2 kilómetros de la entrada y a una profundidad de entre 800 metros y un kilómetro.

Difícil rescate en cueva de Tailandia

El gran inconveniente que tuvieron que sortear los rescatistas es que el lugar donde los encontraron estaba aislado de la entrada por varias zonas que resultaron inundadas, debido a las fuertes lluvias que había caído días antes de la excusión.

Los primeros esfuerzos de salvamento se enfocaron en drenar o sacar la mayor cantidad posible de agua de la cueva.

Los buzos de la Marina tailandesa les llevaron comida a los niños y los entrenaron para que pudieran bucear.

Vea También: Rescate en Tailandia culminó con final feliz este martes

Además, los niños, el entrenador y los rescatistas también encontraron que algunas partes de la cueva eran demasiado estrechas, lo que obstaculizaba el paso con tanques de buceo.

Uno de los riesgos que existió era que algunos o todos los niños, sin el entrenamiento de los buzos profesionales, tuvieran una crisis de pánico durante la operación.

“Tener a alguien con visibilidad cero que no esté familiarizado con ese tipo de condiciones extremas es muy fácil que entren en pánico”, dijo a la prensa Edd Sorenson, coordinador regional en Florida de la Organización internacional de rescate en cuevas subacuática

En el rescate de los niños participó un equipo de más 1.000 personas. Asistieron militares, cuerpos de la marina, trabajadores locales, voluntarios y equipos especializados de varios países que han realizado labores de búsqueda y salvamento

Sin duda alguna, este hecho conmocionó a miles de personas, quienes siguieron con angustia la tragedia que estaba viviendo el grupo de jóvenes. Hoy, dos semanas después, gracias a Dios, a la ciencia y al talento humano, los 12 niños y el entrenador se encuentran sanos y salvos, de vuelta a casa con sus familiares.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close