Internacionales

Rivalidad entre PP y Ciudadanos forzó migración de votantes que apoyaron a Rajoy en 2016

Ciudadanos ha logrado atraer al electorado base del Partido Popular. La descalificación del partido de gobierno hacia los catalanes de Cs se ha intensificado en la última semana

Las recientes elecciones en Cataluña y la falta de acuerdo del presidente Mariano Rajoy para formar un gobierno de unidad han profundizado las divisiones entre el Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs).

La convivencia política entre ambos se encuentra en su peor momento y los embates discursivos que se propinan el uno al otro han hecho de esta rivalidad lo que hoy marca la pauta en la política española.

El PP está en una posición de ligera desventaja en relación a Cs. Los conservadores llevan a cuestas un gobierno signado por el descontento social, mientras que los liberales tienen las encuestas de intención de voto a su favor y, precisamente, Albert Rivera, presidente del partido naranja, ha sacado provecho de ello y pareciera haberse convertido en uno de los mayores rivales, por no decir el mayor, de Rajoy.

Esta semana, los dimes y diretes han sido constantes. El partido de Rajoy ha acusado y señalado a los catalanes de Cs de ser “injustos”, “desleales”, “populistas”, “irresponsables” y “veletas”. Ante eso, Rivera no ha respondido con la misma moneda. Más bien, instó a los miembros de Ciudadanos a “no entrar al trapo” con el Partido Popular.

No entremos al trapo, no juguemos a lo que juegan ellos: la patada y el insulto”, porque “somos mejores jugando limpio, haciendo propuestas y defendiendo un proyecto de país”, y “si hemos llegado hasta aquí es porque lo hemos hecho de esa manera”.

Albert Rivera, presidente del partido Ciudadanos

Traslado de conservadores al liberalismo

La base del Partido Popular se desintegra. Y lo dicen las más recientes encuestas, que muestran un trasvase importante de votantes del PP a Ciudadanos. El último medidor del CIS reveló que 1,4 millones de personas que votaron por los populares en las elecciones generales de 2016 ahora votarían, si la elección se realizara hoy, por la tolda naranja.

Los adeptos del PP no se han sentido representados por las políticas de Rajoy y este no ha llenado las expectativas de un electorado base que se ha mantenido fiel hasta ahora, lo cual traslada la demanda de soluciones políticas al partido que ahora surge como una posible fuerza de cambio en España, Ciudadanos, de acuerdo con un estudio de opinión publicado esta semana por la firma Metroscopia, que refleja que al menos un 40% de los españoles ve en Cs una esperanza de cambio para el país.

Artículos relacionados

Close