Internacionales

Romperán piñatas estas navidades por tradición mexicana

México.- Ciudadanos mexicanos continuarán en estas navidades con las tradición mexicana y romperán piñatas de distintos tamaños y colores para estas fiestas.

Las piñatas son el elemento central de las fiestas navideñas en México. La piñata tradicional tiene la forma de una estrella de siete picos y su interior está lleno de frutas, caramelos y pequeños juguetes. Existen piñatas de diferentes tamaños, formas y vivos colores.

Esto para dar inicio a la celebración a las fiestas religiosas que se celebran en México y parte de Centroamérica durante los nueve días previos a la Navidad.

La tradición consiste en que los invitados se turnen para vendarse los ojos y golpear la piñata a punta de palos hasta que el contenido caiga. Entonces, las personas se abalanzan con entusiasmo para obtener su parte del botín.

La tradición mexicana comienza desde la Iglesia Católica

Se trata de una tradición que surge desde el siglo XVI. La tradición mezcla los rituales de los nativos y el afán evangelizador de los Agustinos.

La orden la da la iglesia católica en México para convertir a los nativos. Todavía se mantiene en pie su convento en Acolman.

Para ese entonces, Acolman era tierra de Acolhuas. Una etnia nativa que amaba la música, cantos, danzas y representaciones teatrales. Entonces, los frailes decidieron evangelizarles por estos medios.

La cronista Araceli Juárez, explica que “el punto clave es el juguete de la piñata, que se utiliza como una manera de conversión, para enseñar lo que era el mal”.

Según los religiosos el mal es llamativo, así como el papel multicolor que adora la piñata. Representaron los siete pecados capitales con uno de los picos de la estrella. Los frailes decían que destruirían los pecados con una fe ciega, es decir, con los ojos vendados. Y al caer el botín representa el fruto del esfuerzo por vencer el pecado.

Según Juárez, esa tradición “tiene muchos elementos de sincretismo” entre la doctrina católica y la cosmogonía originaria.

Por ejemplo, los nativos acostumbraban romper cazuelas de barro cada 52 años. Esto representa el fin de un ciclo y “romper con lo viejo”.

Cada año, unas cien mil personas acuden a la Feria de la piñata Acolman de Nezahualcóyotl, una austera localidad, en el Estado de México.

Este lugar es llamado “la cuna de las piñatas”. El nombre es dado porque al menos unos 250 artesanos de 40 talleres producen hasta 40 mil piñatas anuales.

Durante cinco días la plaza de esta localidad se llena de puestos que venden piñatas de  todos los tamaños y colores.

Es necesario mantener la tradición mexicana

Uno de los artesanos mostró su descontento y dijo, “mantener la tradición es importante pero difícil”. Agregó, “este mundo globalizado no nos deja espacio para lo que es netamente mexicano”.

Hay compradores que solicitan piñatas de cómics, petición que es lamentable porque rompen con tradición.

La tradición en las casa de los mexicanos se conserva con piñatas de estrellas de 7 puntas, no con piñatas de cualquier personaje de súperhéroe. Esto rompe con el sentido “evangelizador” por lo cual nació esta tradición.

Emy Cartaya

Licenciada en Ciencias de la Información: Bibliotecología 24 años. Redactora web desde el 2015. Experiencia en La Mega de Toronto. El Blog de Kevin Melgarejo y proyectos de redacción alternativos. Apasionada por la música, la escritura y la información Fearless 1Jn4:18

Artículos relacionados

Close