sacerdote paraguayo

Sacerdote paraguayo apoyó la unión homosexual

Paraguay.- Un sacerdote paraguayo, José Luis Caravias, afirmó que “Dios ama sin condición”, por lo que no se opone a las uniones de homosexuales.

Las afirmaciones de Caravias fueron hechas en el marco del “I encuentro ecuménico de la diversidad sexual”, celebrado en la ciudad de Asunción.

En este encuentro, el sacerdote paraguayo reflexionó sobre la homosexualidad, el matrimonio y la unión de parejas del mismo sexo.

Según dijo el representante de la iglesia, apoya la unión de parejas del mismo sexo, pero sin clasificarlas como un matrimonio.

También aclaró que sus opiniones eran a título personal, aunque basadas en lo que dice la Biblia.

Además José Luis Caravias indicó que no deben existir confrontamientos entre las posturas sobre la homosexualidad de la comunidad diverso sexual y los cristianos.

En Jesús encontramos actitudes cercanas y cariñosas hacia todos los despreciados de su época, que eran muchos: prostitutas, mendigos, pastores, enfermos crónicos, samaritanos, extranjeros, y en especial mujeres y niños”, dijo.

Todos ellos eran cruelmente marginados, en nombre de Dios. Pero Jesús, justo en nombre de su Dios, los acoge y dignifica con todo cariño”, agregó.

A su juicio es conveniente que las personas de la comunidad LGBT vivan en pareja, “siempre y cuando haya un amor verdadero, un amor exclusivo, fiel y estable”.

“Las relaciones homosexuales firmes, que proporcionen plenitud y satisfacción, son ciertamente mejores que la promiscuidad sexual”, señaló.

Adicionalmente se mostró a favor de la legalización de las uniones de parejas del mismo sexo, siempre que estas tengan una estabilidad.

Sin embargo, expresó su desacuerdo con usar la palabra “matrimonio” para definirlos.

Parejas homosexuales estables

“Me parece recomendable que las parejas homosexuales estables de alguna manera sean reconocidas por el Estado para obtener ciertos beneficios sociales, como pensiones, propiedades o herencias”.

“Pero no me agrada que en estos casos se use la palabra clásica “matrimonio”, que pienso debe reservarse para la celebración de un sacramento cristiano entre hombre y mujer”, recalcó.

Sobre la adopción de niños por parte de una pareja homosexual, indicó que esto es difícil aunque mencionó excepciones.

“Todo niño tiene derecho a ser querido y cuidado al menos por un hombre y una mujer, de forma que pueda desarrollar armoniosamente su sexualidad“, agregó el sacerdote paraguayo.

El “I encuentro ecuménico de la diversidad sexual”, organizado por el grupo denominado “Cristianos Inclusivos del Paraguay” se realizó el viernes en Asunción.