Sam Taylor-Johnson sufrió en “50 sombras de Grey”

Estados Unidos. – La directora reveló que si tuviera que volver a elegir no grabaría la película. Además habló de los constantes problemas que tuvo con E.L.James, la escritora de la novela en que se basa la película.

Los éxitos de taquilla muchas veces no son del agrado de la crítica. Casi siempre son rechazados por los conocedores del séptimo arte y “50 sombras de Grey” no fue la excepción. La película recaudó $571 millones a nivel mundial, logrando quedarse por 1 mes como número uno en el box office estadounidense, pero ni siquiera esto logró que se escapara de las sarcásticas burlas y crueles comentarios.

La mayoría de los críticos concordaron en que la cinta era bastante floja y que se le pudo haber sacado mayor provecho; solo resaltaban dos cosas: la música, que incluso les consiguió una sorprendente nominación al Oscar, y la actuación de Dakota Johnson, en el rol de Anastasia Steele.

Johnson, la directora del film, quiso separarse del libro e imponer su propia visión, yéndose por el lado más artístico, delicado, jugando mucho con lo sensual, pero sin perder la elegancia, ideas en las que chocaba abiertamente con la famosa escritora de la saga, y además productora de la cinta, quien quería que las escenas sexuales fueran explícitas.

La también fotógrafa defendió la historia en su momento, así como sus motivos para aceptar ponerse a la cabeza del proyecto. “Me parecía un cuento de hadas muy disfuncional: un príncipe controlador y una chica ingenua de pueblo. Lo que quería conseguir era reflejar cómo ella le usurpa el poder contra todo pronóstico”.  comentó acerca de la pareja protagonista de la cinta.

Desde el 2014, el año de estreno de la película, se rumoreaban ciertas diferencias entre ambas, pero ninguna había hablado al respecto, hasta ahora.

“Me agradan todas las personas y estuve realmente confundida cuando no fue así con ellos. Estuve muy confundida por E.L. James. No entiendo cuando no puedo navegar con una persona, cuando no hay sinergia…”, aceptó la cineasta británica a The Sunday Times.

Desde el inicio sorprendió el poder que le dieron a la autora en el set y en todas las etapas de producción. A diferencia de otras escritoras de sagas famosas, ella quiso estar muy involucrada en cada paso de la cinta. Algo que incomodaba a Sam Taylor-Johnson, y que ella describió como “una lucha constante”.

“Teníamos dos visiones diferentes. Su visión contra la mía y éramos dos polos opuestos. Cada escena era una pelea, era difícil. Sentía como si estuviera caminando en subida por una colina y sobre melaza. Ella decía ‘Esto es lo que los fans esperan’, mientras que yo decía ‘Bueno, intentemos llegar a esas marcas, pero creemos un nuevo universo al mismo tiempo”, explicó Johnson.

En la segunda entrega de la franquicia, “Cincuenta sombras más oscuras”, E.L. James obtuvo todo el control creativo que quería, incluso su esposo fue el que se ocupó de hacer el guión, y el resultado no fue el mejor. Los críticos la destruyeron aún más que la primera.

Pero ahí no quedan las cosas. La directora ha ido más allá y ha dicho que el resultado final de la cinta no fue de su agrado, además de negar categóricamente la posibilidad de regresar a trabajar en la saga.

“Viendo las cosas en retrospectiva, ¿volvería otra vez a pasar por todo eso? Por supuesto que no. Estaría loca.” afirmó firme y claro. “No voy a ver esas películas, jamás. No me producen interés.”

The following two tabs change content below.
Lucía Alejandra Celis Fídhel

Lucía Alejandra Celis Fídhel