Se retira Cavenaghi: su historia en River

El goleador informó este martes, mediante un video y una emotiva carta, que colgará los botines. Además aseguró que en mayo o junio tendrá su partido de despedida en el Monumental. Acá repasamos su historia en el club.

A los 33 años y con 212 partidos y 112 goles con la banda roja Fernando Cavenaghi decidió poner a su carrera como futbolista profesional. Su historia deportiva estuvo marcada por la decisión de poner a River siempre por delante, colocándose entre los grandes ídolos del club que tuvieron su partido homenaje tras su retiro.

Su debut en primera división fue el 11 de febrero del 2001 contra Estudiantes y el 6 de marzo de ese año, por Copa Libertadores, tuvo su estreno en la red contra Guaraní, cediendo un gol a Javier Saviola y convirtiendo otro en tan solo 17 minutos.

Sus primeros pasos fueron similares a los de muchos juveniles con alternancia entre minutos con la primera y partidos con la reserva, hasta que, en su primera temporada completa, consiguió 17 goles en 23 partidos. Ya en 2002 llegaría su primer título con River, consagrándose campeón del Clausura de ese año y goleador del torneo con 15 tantos. Al año siguiente, volvió a coronarse en el Clausura 2003 y conquistó 13 goles, siendo el máximo anotador de su equipo.

En 2004 llegaría uno de los goles más importantes de su carrera. El 16 de mayo le daba, de cabeza, la victoria al Millonario en el Superclásico disputado en la Bombonera. Tras un córner de Gallardo, Husaín desvió la pelota al segundo palo y el Torito dejó sin respuesta a Abbondanzieri para besarse el escudo y llevarse los 3 puntos a Núñez. Pasarían muchos años para que River vuelva a triunfar en la La Boca.

Con el fin del Clausura 2004 y la consagración de un nuevo torneo local, Cavenaghi se despedía de River cerrando una primera etapa con 72 goles en 122 partidos, un promedio infernal. Así llamó la atención en Rusia y fue el Spartak de Mosku quien se lo llevó por 11,5 millones de dólares.

A pesar de haberse ido a las frías tierras rusas, meses después volvió al Monumental. No como jugador sino como un hincha más, con la polémica de haber ingresado a la popular con la barra de River, Los Borrachos del Tablón. “Siempre quise hacer algo así, pero como estaba dentro de la cancha no tenía la oportunidad”, explicó el goleador.

En Rusia fue también muy criticado, pero el delantero se justificó diciendo que estaba en sus vacaciones por lo que no entendía cuál era el problema.

Tras un buen comienzo, en 2006 perdió terreno en el Spartak y pidió ser transferido. Ahí apareció el Girondins de Bourdeaux, equipo francés en el que militó entre 2007 y 2010, donde se ganó el corazón de los hinchas y consiguió 5 títulos. Entre 2010 y 2011 estuvo a préstamo en el Mallorca de España y el Inter de Porto Alegre, sin lograr afianzarse en ninguno de los dos. Así, llegaría un antes y después en su carrera.

El 26 de junio de 2011, River descendió al Nacional B, luego de caer frente a Belgrano. Al confirmarse la inesperada noticia, el Cavegol, como lo corean los hinchas, tardó 2 minutos en comunicarse con su representante: “Quiero volver a River al costo que sea, no me importa nada, hablemos con los que haya que hablar pero quiero volver”.

Y así fue. Al día siguiente le anunció al presidente del Inter de Brasil que se iba del club y luego acordó su desvinculación del Girondins de Bourdeaux, dueño de su pase. De esta manera, lo único que quedaba era arreglar su retorno al Millonario, lo cual no fue sencillo por la mala relación que tenía con Passarella, presidente del club.

Sin embargo, pudo sellar su regreso y no lo hizo sólo sino junto a su amigo Alejandro “Chori” Domínguez, que resignó su lugar en el fútbol europeo para devolver a River a lo más alto.

En la primera parte de ese torneo, el Torito terminó con 15 goles en 19 partidos, demostrando la vigencia con la que había vuelto a ayudar al club de sus amores. Con la llegada de Trezeguet, Almeyda decidió cederle el centro del área al franco-argentino, asignándole otro rol a Cavenaghi, que de igual modo finalizó como goleador del equipo en ese campeonato.

El 23 de junio de 2012 se cumplió el sueño del Cavegol y terminó la pesadilla de todo River. Tras ganarle a Almirante Brown, el Millonario consiguió el primer lugar y la vuelta a Primera. Una vez más, el ídolo demostró, con lágrimas en los ojos, el amor que siente por el club que lo vio nacer.

Sin embargo, cuando todo parecía ser color de rosas, Almeyda se hizo cargo de la decisión de separar a Cavenaghi y Domínguez del plantel, con la intención de tener un equipo “más rápido”. Producto de su sorpresiva salida ambos declararon que “mientras este Passarella no volvemos más”.

Tras su alejamiento de su segunda casa, el Torito se marchó al Villarreal de España y el Pachuca mexicano, donde militó hasta finales de 2013, cuando públicamente manifestó su interés de volver a River para darle el cierre que su carrera merecía. Así regresó en 2014, de la mano de Ramón Díaz, consagrándose campeón y goleador del equipo en el Torneo Final y Copa Campeonato de ese año, tras haberse infiltrado en alrededor de 15 oportunidades.

Producto de esa lesión decidió operarse y quedó al margen del comienzo de la era Gallardo, hasta finales de esa temporada, en la que se consagró campeón de la Copa Sudamericana. Mientras tanto, en sus apariciones por torneo local, alcanzó su gol número 100 con la camiseta de River, en el empate 1 a 1 frente a Banfield.

El 2015 tendría el broche de oro. En primer lugar sería participe de la conquista de la Recopa Sudamericana contra San Lorenzo y por último llegaría el momento más soñado por aquel chico que llegó a Capital Federal desde O’Brien.

El 5 de agosto se retiró por última vez ovacionado del Monumental, a los 76 minutos, con la tranquilidad de dejar a su River, ese que levantó de lo más profundo, en lo más alto de América. Así todo el estadio lo despidió con su canción favorita: “el Cavegoool, el Cavegoool”. Campeón de la Copa Libertadores 2015, Cavenaghi consideró que era el momento oportuno para sellar su historia de amor como jugador de River.

De esta manera, su último tanto con la camiseta del Millonario fue el 25 de julio de 2015 contra Colón. Paradojicamente, a la inversa del primer gol en el que participó, en su última conversión fue asistido por Saviola, que tiró un centro que el Torito colocó de palomita en el segundo palo.

A partir de esta decisión, su último club fue el Apoel de Chipre, en el cual se destacó a fuerza de goles. Luego de una lesión que lo apartó durante meses del campo de juego, este 27 de diciembre, Cavenaghi decidió terminar su carrera como jugador profesional.

A través de un video, publicado en el sitio oficial de River, el delantero confirmó su retiro y que realizará, a mediados del año próximo, su partido de despedida en el Monumental. Un día que será tan soñado como merecido para el Cavegol, que en sus 212 partidos con la banda consiguió 112 goles, siendo el décimo goleador histórico del club,  y cosechó 5 títulos locales, el objetivo del ascenso y 3 copas internacionales.

The following two tabs change content below.
Guido Hernán Giuseppetti

Guido Hernán Giuseppetti

Estudiante de Ciencias de la Comunicación (UBA), de 24 años, que sigue la actualidad de River y Racing.