Semana mundial del parto respetado

La semana mundial del parto respetado surgió en el año 2004 y tiene por fin realizar diversas actividades una vez al año en el mes de mayo con motivos de hacer respetar a la mujer en su parto y a evitar la violencia obstétrica.

De la mano de la European Network of Childbirth Assotiations (ENCA) la semana mundial del parto respetado se estableció con el fin de volver a poner en el plano protagonista a la madre y a su bebé y el cuidado de ambos. En ese sentido, del 16 al 22 de mayo se llevarán a cabo diversas actividades en varios países para difundir la importancia del bienestar y  la decisión de la madre sobre su embarazo.

En Argentina la Ley de Parto Humanizado (25.929) fue sancionada el 25 de agosto de 2004. La ley estableció que sería de “aplicación tanto al ámbito público como privado de la atención de la salud en el territorio de la Nación”. Tal artículo busca que ninguna institución sanitaria se maneje por fuera de lo dictaminado.

La página web del Ministerio de Salud del Gobierno de la Nación informa que a través de la ley, la madre tiene los siguientes derechos:

• A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y participar activamente en las decisiones que acerca de las alternativas distintas si es que existen.
• A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
• A un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.
• A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
• A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.
• A elegir quién la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto.
• A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
• A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.
• A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.
• A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

Asimismo, el niño o niña recién nacidos tienen derechos preestablecidos tales como: estar en la misma sala que su madre, ser respetado/a, a que no se confunda su identidad, entre otros. Los padres, por otro lado deben ser informados debidamente sobre la evolución del niño o niña en sus primeros días, tienen derecho a visitar a la criatura sin restricción (si la situación clínica del bebé lo permite), a ser informados sobre cualquier procedimiento médico que se lleve adelante con el bebé, a que se le provea la leche materna al infante, entre otros.

A pesar de que la ley lleva ya 12 años sancionada, la mujer embarazada no tiene garantizados sus derechos en semejante situación. Y es que muchas veces los hospitales públicos carecen de los insumos necesarios para respetar las formas y tiempos del embarazo de cada madre. Asimismo, las conductas de algunos médicos y médicas para con la madre generan un clima amenazante y peligroso.

Con motivo de visibilizar la violencia obstétrica que sufrieron y sufren lamentablemente ciertas madres en tal situación, se creó el Observatorio de Violencia Obstétrica “. Julieta Saulo, fundadora de Las Casildas, presenta a este espacio como “una agrupación conformada por personas que desde distintas áreas generamos dispositivos y aportes con el objetivo de difundir información en torno a la gestación, parto, nacimiento y crianza de niños y niñas como así también cuestiones de género”.

Las Casildas han hecho un gran trabajo relacionado con la difusión de situaciones en las cuales las madres no vieron respetados los derechos establecidos en la Ley 25.929. El siguiente video cuenta con la participación de mujeres que pasaron por situaciones de violencia obstétrica y que se animaron a contarlo:

El concepto de parto respetado fue acuñado para generar conciencia sobre la importancia de atender a la madre y al bebé de la manera adecuada en semejante momento humano. La idea es también generar un ambiente cálido y cómodo, sin agresiones ni intervenciones contraproducentes sobre el curso natural del parto.

El parto respetado busca fomentar el protagonismo en las decisiones de la madre sobre su embarazo y parto. Es así que es ella quien debe decidir las condiciones en las cuales va a ver nacer a su bebé, ya sea en el hospital con los médicos, en su casa con una partera o partero, en una pileta, con peridural o sin ella, con cesárea o parto natural, entre otras condiciones.

Yendo por el mismo camino de la difusión de esta problemática en la vida de las mujeres que desean ser madres, la productora, guionista y actriz Malena Pichot, realizó el siguiente corto de Cualca sobre la violencia obstétrica, en el cual llevan a la pantalla una situación real:

En la ciudad de Buenos Aires se llevarán a cabo las siguientes actividades:

  • Película El parto orgásmico, el 19 de mayo a las 19 horas en Marcelo T. de Alvear 2261.
  • Charla  Parir con P de Placer y muestra de arte Mater- paternidades, el 19 de mayo a las 20 horas en el Centro Tobi Natal, Paraguay 4694.
  • Presentación del libro Parto, miedo y dolor. Medir el miedo para dar cauce al dolor, Amelia Mussini,  el 19 de mayo a las 18 horas en la Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160.
  • Jornada “Cuestión de género, mucha tela para cortar” de la Fundación Misión y Servicio, el día 21 de mayo en la Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160 a las 17:30 horas.

Ilustración: Lucila Manchado

The following two tabs change content below.
Florencia Sosa

Florencia Sosa

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires