Sigue el desacuerdo entre las FARC y el Gobierno colombiano

Colombia.-  Tras la renegociación del pacto de paz que pondría fin al conflicto entre el Gobierno Colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas), acuerdo rechazado en sus términos originales en un plebiscito, en el Congreso se presenta (y aprueba) una ley de amnistía.

El actual Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, presentaría un paquete de indultos para aquellos miembros de la guerrilla que cometieron delitos políticos. Esta medida, sería acompañada por la movilización de los guerrilleros hacia las 23 zonas de normalización, entre ellas los municipios de La Paz, Cauca, Arauca, Antioquia y Cumaribo,  y 8 campamentos, ubicados en lugares como Fonseca, Chocó y Vigía del Fuerte, donde los mismos tendrán un plazo de seis meses para realizar un tránsito hacia la vida civil y legal.  Además, las FARC, deberán dejar sus armas bajo custodia de la ONU y  se producirá el desarrollo legal y constitucional del acuerdo en el Congreso de la República.

A partir del primero de diciembre, denominado DÍA D, los guerrilleros tendrían cinco días para desplazarse a las zonas de normalización. Pero, para las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, el acuerdo no ha entrado en vigencia aún, ya que las reformas de ley no han sido presentadas. Entre estas reformas se incluyen la creación de la Comisión de Seguridad, cuyo fin es garantizar la protección de sus hombres y mujeres, y principalmente, la Ley de Amnistía para los 5.765 guerrilleros. Sin embargo, Sergio Jaramillo, miembro del comisionado de paz del gobierno colombiano, apuntó que las FARC no podían establecer nuevas condiciones en el acuerdo.

No obstante, los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, afirmaron que no iban a concentrarse en las zonas y barrios de normalización, ni a dejar sus armas en supervisión de las Naciones Unidas, sin que la Ley de Amnistía, la cual es considerada urgente y será presentada la próxima semana, sea aprobada por la Corte Constitucional.

Sin embargo, el gobierno insiste en que las FARC deberán iniciar las movilizaciones y la entrega de armas, para que, finalmente, dejen de existir como un grupo armado ilegal y puedan comenzar a formar parte de un gobierno democrático.

The following two tabs change content below.