Siguen las protestas en Francia

Francia.- En un nuevo intento por frenar el descontento social por la reforma laboral, Hollande les aumentó el sueldo a los funcionarios.

El aumento a los funcionarios será del 1,2% y tiene por fin salir del estancamiento en el cual se encontraban los salarios de dichos trabajadores, los cuales no aumentaban hacía seis años. La medida va a beneficiar a 5,6 millones de empleados del sector público.

El aumento se daría en dos partes, la primera en julio y sería del 0,6% y la segunda en febrero, también del 0,6%. Tal como manifiesta el diario español El País, el gasto que le supone al Estado dicho aumento salarial es de 4.000 millones de euros al año. Es así que Francia tiene un gasto público que llega la 56% del PBI (uno de los más altos de los países del primer mundo). Los salarios ocupan ahora el 40% del gasto estatal.

Desde el Twitter oficial del Gobierno Francés anunciaron el fin del congelamiento salarial a funcionarios públicos:

 

A pesar de esta medida, la protesta social en Francia no cesa, y es que la reforma laboral que flexibiliza derechos laborales ha calado hondo en el descontento de la gente. Y es por eso que en el día de ayer, estudiantes de más de 200 instituciones educativas decidieron cerrar el paso a las mismas para poder así cancelar las clases y sumarse a los reclamos de los trabajadores. La Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF) aseguró a los medios que más de 150.000 estudiantes se movilizaron por los reclamos al gobierno.

Luego de la masiva protesta del día 9 de marzo y la no tan concurrida manifestación del sábado pasado, el gobierno se vio obligado a realizar concesiones. Así fue que por ejemplo, eliminaron el ítem que permitía a los empleadores extender la semana laboral de los trabajadores a 40hs.

El pasado lunes, Manuel Valls, primer ministro francés, se reunió con los sindicatos para presentar el texto de la reforma modificado. Sin embargo, no quedaron satisfechos y es por eso que se organiza una nueva protesta para el día 31 de marzo.

El documento de la reforma laboral fue desarrollado por la ministra de trabajo Myriam El Khomri y retocado, por así decirlo, por Manuel Valls. Cuenta también con la participación del ministro de economía Emmanuel Macron.

Sin embargo, además de la protesta social, el rechazo al documento de los partidos de izquierda, y las dudas de los socialistas, se suma una disputa entre Macron y Valls, ya que el primero no está de acuerdo con las modificaciones realizadas a la reforma laboral en pos de contentar medianamente a los sindicatos.

Lo cierto es que el ajuste, que viene de la mano de un gobierno socialista, cayó como un balde de agua fría tanto en los estudiantes como en los sindicatos.

The following two tabs change content below.
Florencia Sosa

Florencia Sosa

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires