Suiza, uno de los países más verdes de Europa

Suiza.- Los museos y ciudades de Suiza no son su único atractivo, sino también sus extensas montañas y sus paisajes de fotografía.

La capital, Ginebra, es la sede europea de la Organización de las Naciones Unidas y la Cruz Roja. En esta ciudad es imprescindible ver el Jet d’eau, un surtidor de agua de 140 metros de altura en la orilla del Lago Lemán, el reloj de flores del Jardín Inglés y el Mont Salève.

La segunda ciudad en importancia de este país es Zúrich, donde el visitante encontrará galerías de arte, museos, tiendas de antigüedades y los centros comerciales con las mejores marcas. Es la ciudad con mejor calidad de vida del mundo.

Si le gusta practicar el senderismo o simplemente perderse en la majestuosidad de las montañas, use alguno de los 45 ferrocarriles de montaña y funiculares aéreos de Interlaken

Berna parece haberse detenido en el tiempo. Esta ciudad fue declarada Patrimonio Cultural Mundial por la Unesco. No deje de ver la Torre del Reloj y la catedral.

En Lucerna tiene que ver el Lago de los Cuatro Cantones, su casco antiguo, el puente de la Capilla y el moderno Centro de Culturas y Congresos.

Si le atraen los deportes invernales, en Zermatt encontrará una exclusiva estación de esquí, en las faldas del monte Cervino. Solo circulan por el lugar autos eléctricos para conservar el medio ambiente y sus edificaciones históricas.

Verbier es una las estaciones de esquí del Valais, que cuenta con impresionantes vistas panorámicas del Combins y el Mont Blanc.

Si le gusta practicar el senderismo o simplemente perderse en la majestuosidad de las montañas, use alguno de los 45 ferrocarriles de montaña y funiculares aéreos de Interlaken o haga un paseo por los lagos de Thun y Brienz.

El casco medieval de Friburgo tiene más de 200 fachadas góticas que datan del siglo XV. El funicular impulsado por aguas tratadas es otro de sus atractivos, así como la catedral de San Nicolás.

Davos es la ciudad más alta de los Alpes. Cuenta con un lago muy concurrido con playa y centro de sur en verano. En invierno se practica el patinaje y el esquí.

Para los amantes del excursionismo, Appenzell ofrece caminos con variada dificultad, picos de diversas alturas y un funicular con una vista envidiable.

Basilea tiene 4o museos, jardines y parques a las orillas del Rin. También puede tomar un tour para navegar en sus aguas o visitar el casco antiguo y sus múltiples librerías de segunda mano.

Para culminar su gira por Suiza, pase al menos una noche en un alojamiento de montaña en Blüemlisalp, desde una simple tienda de acampar, hasta un lujoso hotel 5 estrellas. Usted decide cómo cerrar su viaje a este verde país.