Internacionales

Sujetos armados asesinaron a joven boxeador en Sonora

Gilberto “Parrita” Medina murió acribillado en un ataque armado cuando viajaba en un vehículo

El boxeador Gilberto Parra Medina, de 25 años de edad, fue asesinado el pasado domingo. El hecho se registró cuando Parra Medina  circulaba en un automóvil, en compañía de Orlando Verduzco, por la Colonia Ejidal de Pueblo Yaqui, Ciudad Obregón, en Sonora, cuando un grupo de sicarios abrió fuego en su contra para después huir.

Con esta gran pérdida el mundo del boxeo está de luto.

Según informaciones locales, al llegar a las calles Benjamín Hill y Francisco Villa, cerca de las 19:00 horas, Parra Medina y Verduzco, alcanzados por otro vehículo les propinaron una lluvia de disparos que les generó la muerte

Parra Medina, mejor conocido como “Parrita”, disputó en el año 2015 el título minimosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), perdiendo el combate frente al filipino Donnie Nietes. Mientras que para el año pasado gana el cinturón plata del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).Además, tenía un récord de 26 peleas ganadas -21 por knockout- y cuatro derrotas.

La última pelea de “Parrita” se produjo el pasado 9 de marzo ante Saúl Juárez, en el Auditorio BlackBerry de la Ciudad de México.

México: Familiares de niños fallecidos en Guardería ABC exigieron justicia

Una terrible pérdida para el deporte

Entre lágrimas, sus guantes de boxeo, su cinturón, fotografías y el dolor que deja su partida,  velarán a Gilberto “Parrita” Parra Medina, en su natal Pueblo Yaqui, tras morir a balazos la noche del pasado domingo.

Su entrenador, Juan de Dios Castañeda, reitera que era una persona seria, disciplinada, entregada a lo que hacía. Un deportista que se entregaba por completo a lo que hacía, además se encontraba en un plano de boxeo profesional, considerado como uno de los mejores.

“Era excelente persona, era serio en su persona, pero alegre de corazón, hasta llegábamos a pensar que era demasiado bueno para ser boxeador”, expresó su entrenador. “Gilberto fue para mí como un hijo, lo conozco desde que tenía 10 años, era parte de mi familia”, agregó.

Hoy le lloran su esposa Mariela Lugaldo, sus hijos Kendra de 4 años y Gilberto de un año y medio, así como a su familia y amigos.

Artículos relacionados

Close