Internacionales

Tecnologías aumentaron productividad y rentabilidad del café en Brasil

Brasil.- Estudios reflejaron que la productividad, calidad y rentabilidad del café en Brasil aumentó tras la introducción de nuevas tecnologías. Prevén 53,9 millones de sacos de 60 kgs para este año.

De acuerdo a estudios publicados por la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), la implementación de nuevas tecnologías ha aumentado la producción de café en Brasil.

En su trabajo La Cultura del Café: Análisis de los Costos de Producción y de la Rentabilidad 2008-2017, la Conab anunció un aumento de la rentabilidad en dos variedades de grano producidos en el país.

Los producción de café en Brasil, tipo arábigo, en términos generales fue positivo durante los años analizados. La Conab identificó que a partir del paquete tecnológico utilizado mejoraron la productividad y su comercialización.

Por su parte, en la variedad de café conilón, en Pinheiros, los resultados fueron similares. Tan solo en la variedad plantada en Rondonia se recurrió a métodos menos tecnificados. Sin embargo, el resultado confirmó menores indices de productividad y rentabilidad, que impactaron al productor durante tres años. Al introducirse en 2015 las nuevas tecnologías, la cosecha tuvo una alza en ambos valores.

Se prevé que la producción de café brasileño rondaría 53,9 millones de sacos de 60 kgs. Superaría así la cosecha del año 2016, con 51,4 millones de sacos.

Mejores tecnologías, mayores los ingresos

El Superintendente de Informaciones del Agronegocio de Conab, Aroldo de Oliveira Neto, explicó que la inversión en tecnología en las regiones con producción cafetalera fue fundamental para el cambio de escenario.

Cuando se habla de ese cambio es necesario volver en el tiempo en que se usaba básicamente la mano de obra en la cosecha del café. En la medida en que utilizan la tecnología aumenta la cantidad de café cosechado y a un costo mucho menor. Solo a modo de ejemplo, donde se recogía una bolsa manualmente sería posible cosechar, digamos, 100 bolsas “, explicó el funcionario.

Sin embargo, la mecanización en el proceso de cosecha no fue el único factor determinante. Aroldo de Oliveira explicó que la calidad del café mejoró tras la implementación de nuevos procesos de producción.

“Una planta de café tiene una vida útil de 30 años. A partir de 2013, un programa del gobierno estatal, con la participación de diversas entidades e instituciones ligadas al sector, comenzó a animar a los productores a erradicar el café viejo y sustituirlo. La planta resultante de un proceso de injerto es más fuerte y produce un grano de mejor sabor. Entonces el precio acaba siendo mejor “, comentó.

 

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close