Internacionales

Tribunal Europeo condenó a España por atentar contra la libertad de expresión

Estrasburgo rechazó que los elementos usados en la protesta, como el fuego o la colocación de la fotografía quemada bocabajo constituyan un “acto de odio o de incitación a la violencia”

España.- El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó a España, contradiciendo a sus tribunales, sentenciando que quemar fotos del Rey no constituye un delito, sino una forma de libertad de expresión política.

“La libertad de expresión se extiende a informaciones e ideas que ofenden, chocan o molestan”, subrayó Estrasburgo en su sentencia.

Lo anterior, basado en que forman parte de las condiciones de “pluralismo, tolerancia y amplitud de miras sin las cuales no hay una sociedad democrática”.

Los hechos se remontan a hace más de una década. Los demandantes, Enric Stern y Jaume Roura, son dos independentistas catalanes que en 2007 quemaron una foto de gran tamaño de los Reyes durante una protesta antimonárquica en Girona en vísperas de la visita del Rey Juan Carlos a la ciudad.

Stern roció la fotografía, colocada cabeza abajo, con líquido inflamable y Roura le prendió fuego con una antorcha.

Un año más tarde, la Audiencia Nacional los condenó a una multa de 2.700 euros para eludir la prisión por un delito de injurias a la Corona.

Fueron adevertidos que si no la abonaban se ejecutaría la condena a 15 meses de prisión que había solicitado la fiscalía.

En 2015, el Tribunal Constitucional desestimó el recurso de amparo de los acusados y citó a Estrasburgo.

Afirmaron que el Tribunal de Derechos Humanos cree necesario “sancionar e incluso prevenir todas las formas de expresión que propaguen, inciten, promuevan o justifiquen el odio basado en la intolerancia”.

Postura del Tribunal Europeo

Estrasburgo rechazó que los elementos usados en la protesta, como el fuego o la colocación de la fotografía quemada bocabajo constituyan un “acto de odio o de incitación a la violencia”.

Recordó que la acción “no provocó un comportamiento violento o desórdenes”.

En el mismo sentido, consideró probado que la intención de Stern y Roura “no fue incitar a nadie a cometer actos de violencia contra el Rey”.

Asimismo, subrayaron que “un acto de este tipo debe ser interpretado como una expresión simbólica de insatisfacción y protesta”.

“Incluso aunque el acto escenificado incluyera la quema de una imagen, era una manera de expresar una opinión en un debate sobre una cuestión de interés público, la institución monárquica”, concluyó Estrasburgo.

El Tribunal consideró, además,  que la pena impuesta a Stern y Roura, con la amenaza de acabar en la cárcel si no pagaban la multa, constituye “una interferencia” con la libertad de expresión.

 

Christopher Novoselic

21.- Comunicador social, amante de las lecturas de antaño, buscador de sabiduría y aprendiz de viejos filósofos | Escritor "en formación" | Fotógrafo: por vocación y Forense por estudios | músico por pasión. "Más que el saber, me place el dudar"

Artículos relacionados

Close