Trump está armado para guerra comercial

Estados Unidos.- El actual Gobierno de Donald Trump está evaluando, con el apoyo de los republicanos del Congreso, la imposición de un impuesto a absolutamente todas las importaciones de Estados Unidos.

La reciente medida que no tendría ningún precedente en la historia de las economías de mercado modernas, lleva siendo estudiada tanto por la Casa Blanca como por el Legislativo desde que Trump juró el cargo, el 20 de enero. 

Este martes en su disertación  ante las dos cámaras del Congreso, Trump preparó el camino en esa dirección. “Actualmente, cuando exportamos productos fuera de EEUU, muchos otros países nos hacen pagar aranceles e impuestos muy elevados. Pero cuando las empresas extranjeras mandan sus productos a Estados Unidos, no les cobramos casi nada”, dijo Trump, entre los aplausos de los republicanos.

El presidente estadounidense citó al presidente Abraham Lincoln -recordando, en un alarde de partidismo poco frecuente en este tipo de eventos, que era republicano, como él -, que dijo hace 170 años que “el abandono de la política protectora por parte del Gobierno estadounidense provocará necesidad y ruina entre nuestra gente”.

Esta referencia fue uno de los ejes de un discurso en el que Trump tuvo un tono más moderado de lo habitual -no amenazó a meter a nadie en la cárcel, y no calificó a nadie como “enemigo del pueblo estadounidense”, como ha hecho en los últimos meses- pero no cambió un ápice su programa político.

No se conocieron los detalles de cual será su estrategia para crear un nuevo sistema de salud que reemplace al de Barack Obama, ni para bajar impuestos, ni para lograr el prometido resurgir del sector industrial en una economía de servicios, ni para construir el muro con México.

Visto desde la realidad,  las cosas son más complicadas. Y ahí está el plan para imponer un arancel -disfrazado de impuesto, o, técnicamente, de un “ajuste en frontera”- a todas las importaciones que lleguen a la primera economía mundial, lo que podría provocar una guerra comercial global de consecuencias imprevisibles.

Se cree que el tipo de ese eventual gravamen todavía está siendo discutido, podría ser el 10% del valor de los bienes y servicios que entren en EEUU.

The following two tabs change content below.

Comments

comments