Trump y su ira contra México

Estados Unidos.- Después de su victoria el pasado 19 de abril en Nueva York, el aspirante republicano a la Casa Blanca Donald Trump dijo que si es elegido como presidente no permitiría que México siga “succionando” las fuentes de empleos de los Estados Unidos.

Pero la preguntas es que si sus diatribas contra México son parte de una campaña populista bien calculada para poder apelar a los sentimientos de xenófobos de muchos votantes o tiene algún rencor contra México, debido al proyecto fallido de los apartamentos de lujo cerca de Tijuana en 2008. Es algo muy probable que tenga que ver con ambas suposiciones, pero sin duda alguna la segunda lo ha influenciado mucho.

El magnate ha colocado a México como el centro de su discusión de campaña desde el primer día. Desde el 16 de junio de 2015, cuando lanzo su campaña presidencial, la noticia con la que llamó toda la atención del mundo fue su afirmación de que la gran mayoría de los mexicanos son “violadores” y que “traen drogas y crimen”. Desde ese momento, el candidato republicano no ha dejado de culpar a México por casi todos los males de los Estados Unidos.

“Nuestros trabajos son succionados hacia afuera de EE.UU”, dijo Trump en su discurso después de la primaria de Nueva York. También agregó que si es elegido presidente no dejará “que nuestras empresas vayan a México y todos estos países”.

Afirmó que va imponer un impuesto aduanero de 35% por las importaciones de México, para poder empezar con la construcción de muro en la frontera con México, deportaría a 11 millones de inmigrantes indocumentados y tal vez cortara las remesas familiares de los mexicanos a su país de origen.

La cuenta de Twitter de Trump, que él ha utilizado de manera bastante compulsiva, ayuda a suponer que al menos parte de su ira contra los mexicanos se debe al fiasco por el proyecto de hotel y apartamentos de lujo Trump Ocean Resort Baja Mexico.

Este era un proyecto de tres torres, de la Organización Trump y la compañía inmobiliaria Irongate, que fue anunciado para el año 2006. Aunque dos años después el proyecto tuvo problemas financieros y Trump retiró su nombre del mismo. Para el 2009, se suspendió la construcción y los compradores fueron a las cortes.

Trump, afirmo que solo había licenciado su nombre al proyecto, pero que participó en la construcción. Para noviembre de 2013, después de más de cuatro años de litigio, el magnate llegó a un acuerdo extrajudicial con unos 100 compradores de apartamentos.

En un Tweet del 24 de febrero de 2015, Trump escribió: “Tengo una demanda en el corrupto sistema judicial de México que gané, pero que hasta el momento no pude cobrar. ¡No hagan negocios con México nunca!”. 

Los argumentos de Trump contra México se basan en medias verdades o mentiras. El empresario afirma que los Estados Unidos es invadido por una avalancha de mexicanos indocumentados, pero sin embargo, el flujo ha disminuido sustancialmente desde 2008

También se encarga de asustar al público afirmando que los mexicanos está robando los empleos en Estados Unidos y que “estamos perdiendo $ 58,000 millones al año en el comercio con México”, pero oculta que alrededor del 40% de contenido de las importaciones de EE.UU desde México es de origen estadounidense.

The following two tabs change content below.

Comments

comments