Una derrota ajena que palía a la propia

Córdoba.- El conjunto de Diego Cocca encontró su primer bache en el camino y perdió la posibilidad de acortar la brecha de puntos con el líder Boca Junios que cayó contra Talleres.

Obvio que a veces para pensar en frío hay que estar con el diario del lunes, pero en algunas ocasiones es lo más oportuno, porque de lo negativo se puede llegar a rescatar alguna pizca positiva que conlleve a una armonía interna y externa.

Se observó en anteriores partidos lo agresivo y peligroso que puede llegar a ser Racing cuando tiene a sus intérpretes enchufados, y ayer se vio la faceta contraria. Vimos a un equipo largo, con pelotazos, errático en la definición -algo que el mismo Cocca no lograba creer manifestando: “Nos vamos dolidos no podemos desaprovechar tantas chances de gol”- y muy dependiente de su arquero Orión que es humano, por ende no siempre puede tapar todo.

De más está decir que hubiese sido otra historia si esa pelota punteada con el pie derecho del pibe Martínez ingresaba en la red después del centro de Bou o si a los 30 minutos se colaba el disparo del quien ya había pateado antes, en vez de besar el palo izquierdo de Lucas Acosta, en esa jugada el delantero con un previo movimiento lujoso generó el desmarque y eso lo depositó de cara a la valla, cosas interesantes demostradas por el canterano que carga con la responsabilidad de suplir a Lisandro López.

Hasta esas dos potenciales aperturas del marcador (que no sucedieron) la Academia fue superior.  Media hora aguantó ese Racing prolijo, el resto fue todo del Pirata y transcurrió la mayoría del tiempo por los pies de Matías Suárez, encargado de asistir a Velázquez y Márquez en los únicos momentos de festejos de gol, que derivaron en un 2-0 final en la capital cordobesa.

El optimismo a las 5 de la tarde de ayer estaba tocando su fondo en relación a lo que se elevó a las 10 de la noche en el momento que Talleres dio la nota en La Bombonera e hizo que la distancia albiceleste en la tabla de posiciones con el Xeneize sea de diez puntos, como lo fue en el cierre de la jornada quince. Parece que ganaron los dos, pero en realidad sabemos que no.

A veces hay que hacerse el desentendido para no mermarse anímicamente y seguir trabajando para cumplir los objetivos. Eso es lo que deberá hacer Cocca y compañía si aún se anhela con repetir lo hecho en 2014.

The following two tabs change content below.

Axel Adrián Bellingeri

Redactor en Segundo Enfoque. Cronista del Club Atlético River Plate (en @RDLTok). Estudiante de Periodismo con orientación en deportes (ISEC) y Contador Público (UBA).