Chalbaud

#UnDiaComoHoy en 1950 asesinaron al presidente Carlos Delgado Chalbaud en Venezuela

Venezuela.- El 13 de noviembre del año 1950 fue asesinado el Coronel Carlos Delgado Chalbaud, Director de la Junta de Gobierno que había florecido con motivo del derrocamiento de Rómulo Gallegos. Rafael Simón Urbina, sindicado de resultar el autor del crimen, cayó igualmente abaleado cuando intentaba huir.

Para ese año, la resistencia al régimen se encontraba dirigida por Acción Democrática (AD), y el Partido Comunista había ejecutado huelgas obreras, movimientos de protesta campesina y otras acciones políticas.

El Gobierno encarceló más personas, cerró de manera indefinida el periódico Tribuna Popular del Partido Comunista, y en carácter temporal el periódico El Gráfico, portavoz de COPEI, y el diario El Nacional.

Gobierno provisorio de Carlos Delgado Chalbaud

Así, el gobierno provisorio de la Junta Militar disolvió el Congreso Nacional, el Consejo Supremo Electoral, los Consejos Municipales y las Reuniones Comarcales y Comunales de toda la República.

El ex mandatario Rómulo Gallegos, detenido por el nuevo gobierno, saltó al exilio. El partido Acción Democrática, que había practicado el gobierno, fue disuelto, y sus primordiales dirigentes acosados, encarcelados o desterrados.

Meses después fue disuelto del mismo modo el Partido Comunista. Ambos partidos pasaron a componer los núcleos más significativos de la resistencia contra la dictadura militar.

Copei y URD, que habían logrado hacer oposición al sectarismo y exclusivismo de Acción Democrática en el poder, continuaron procediendo legalmente y la junta conservó con ellos una política de aparente amistad y ciertos militantes de esos partidos practicaron cargos en el gobierno.

La Junta Militar consintió el regreso a la nación de los ex-presidentes López Contreras, Medina Angarita y otros cabecillas del gobierno destituido el 18 de octubre de 1945; y ordenó reintegrar los bienes a los procesados por el Tribunal Civil y Administrativa.

La Junta Militar expuso su intención de llamar a elecciones libres, sin ventajismos, para encaminar a la nación a la constitucionalidad.

Sin embargo en la práctica, la ilegalización de partidos, la reprensión de prensa, la persecución política, interrupción de garantías constitucionales, cerrojo de la Universidad, entre otros, eran estrategias que iban definiendo el carácter dictatorial del régimen.

Así, se organizó la policía política, se instituyó un control militar, se limitó el derecho de reunión y el trabajo de los partidos políticos.