Uruguay: costo del crimen equivale a 2% del PIB

Uruguay.- Ni el territorio de Medio Oriente, ni  el continente africano; la región más incierta e insegura del mundo, es, por mucho, América Latina y el Caribe. Es aquí donde se reúnen el más del treinta por ciento de los asesinatos del mundo y apenas el nueve por ciento de la población mundial.

Según el portal del diario El Observador de Uruguay, una reciente investigación elaborada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y divulgada durante la última semana en la base a datos del año 2014, contiene una estimación de que el crimen y la intimidación en América Latina y el Caribe poseen un costo de doscientos sesenta mil millones de dólares, lo que semeja el cuatro por ciento del PIB del territorio, y el treinta por ciento de los ingresos de su población más necesitada.

El precio del crimen, según esta tesis, se compone de la suma del gasto de los países en funcionarios policiales, penitenciarías y justicia penitenciaria, es decir, un estimado de lo que desembolsan las administraciones de las naciones para resguardarse, además de los costos sociales de la victimización mortal y no letal (elemento que circunscribe lo que los mártires de los delitos dejan de apreciar si mueren, o los costos que poseen por las consecuencias de un delito en caso de sobrevivir, y en el que a su vez se registra el sueldo que dejan de recaudar los privados de libertad por estar recluidos).

Photo by Andrew @ Buenos Aires

El oficio, que se denomina “Los Costos del Crimen y la Violencia en América Latina y el Caribe”, imprime que a pesar de los adelantos que este territorio ha experimentado durante la última década, las violaciones a la justicia no ha parado de progresar, y su precio asociado despunta largamente al de las naciones desarrolladas, como Alemania (dos por ciento del PIB), Canadá (uno por ciento), Reino Unido (tres por ciento  y Estados Unidos (dos por ciento).

Pero la región de América Latina y el Caribe representa un territorio extremadamente heterogéneo. Mientras en naciones como Honduras o El Salvador, el coste del crimen alcanza el siete por ciento y seis por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) respectivamente, para Uruguay personifica el dos por ciento y para México el uno por ciento. Lo que hace que México posea un costo del crimen inferior que Uruguay, pese a asumir una tasa de asesinatos superior (diecisiete por cada cien mil, frente a ocho por cada cien mil), es la diferente forma en que se enuncia el gasto, reveló a El Observador la editora del informe, Laura Jaitman.

Comments

comments