Uruguay: Hallaron ancianos en galpón en Cerro Largo

Uruguay.- Nueve ancianos fueron hallados por funcionarios policiales en un galpón en un paraje cerca de Río Branco, Cerro Largo de la República de Uruguay, en malas condiciones de salud, al punto que correspondió ingresarlos por orden judicial en el establecimiento de salud de esa localidad, informó el diario El País y ratificaron al diario El Observador fuentes cercanas al caso.

Se trababa de seis hombres y tres féminas, una de ellas con síndrome de Down, que habitaban en un domicilio clandestino en Río Branco, bajo la atención de un individuo que había sido condenado el año pasado por defraudar y robar a ancianos en otro residencial encubierto que tenía. La justicia le había otorgado cárcel domiciliaria por inconvenientes de salud.

El diario El País comunicó que la denuncia fue mostrada por una mujer a una doctora especialista de Río Branco, por lo que un equipo de expertos se trasladó hasta el lugar y halló a seis hombres y tres mujeres enclaustrados sin luz, catres ni baños.

Según dieron a conocer, el hombre se dio cuenta de que lo iban a inspeccionar y solicitó a una de las cuidadoras que laboraba con él, Susana Pintos, que los trasladara a un campo, que fue donde en definitiva los localizaron.

La mujer narró a Telenoche que su “patrón” le dijo que los llevara a “pasar un día de ejido para que disfrutaran de un poco de aire. Los trasladamos y a eso de las cuatro de la tarde llegó la policía, magistrado y fiscal. Yo me quedé sorprendida. Nos indicaron que había una denuncia“, refirió Pintos.

Resultado de imagen para Uruguay: Hallaron ancianos en galpón en Cerro Largo

La cuidadora aseveró que se encontraban bien alimentados, pero sin asistencia médica. “Estaban bien, yo era quien los alimentaba”. Tanto ella como el hombre que mantenía el hogar encubierto dieron su testimonio el día de ayer ante la justicia de Uruguay.

Ciertas personas que observaron a los nueve ancianos refirieron a El Observador que se veían mal nutridos y sin higiene.

Pintos expresó que uno tenía una infección en la pierna. El hombre que los atendía les recogía un salario porque todos gozaban de  jubilación o pensión, a pesar de que el lugar marchaba de forma  irregular.