Deportes

Uruguay hizo negocio en Barranquilla

La Celeste sufrió pero terminó sacando un 2-2 valioso en su visita a Colombia. Un punto que alimenta su posición privilegiada en las Eliminatorias.

Llegado como único líder a la décima jornada de las Eliminatorias, la consigna estaba clara para Uruguay: de visitante y ante un rival de alto nivel como Colombia, conseguir un punto no iba a ser algo nada despreciable. No jugó bien y tuvo que sufrir durante el segundo tiempo, pero cumplió con su objetivo de sumar. Incluso supo estar en ventaja, y por ello el 2-2 final también terminó siendo premio para los locales, que casi se quedan con las manos vacías.

El desarrollo del primer tiempo no resultó en favor de las pretensiones colombianas. Más bien se dio como quería Uruguay: sin mucho juego, las jugadas más destacadas llegaron a través de pelotas paradas. Aunque, paradójicamente, fue Colombia el que se adelantó por esa vía: a los 15 minutos, un buen corner ejecutado por Luis Muriel fue aprovechado por Abel Aguilar, que ganó en el emparejamiento a Edinson Cavani y clavó un cabezazo al ángulo, inatajable para el arquero Fernando Muslera.

Colombia no supo tomar un control desde la posesión que le permitiera cuidar el resultado (nunca lo pudo hacer durante el primer período), y Uruguay fue a los embates, con más empuje que juego y recurriendo directamente con envíos hacia su clásica delantera Cavani-Suárez. Así fue como consiguió una falta que Carlos Sánchez se encargó de enviar al área, y no fue ninguna de las torres uruguayas sino el ‘Cebolla’ Cristian Rodríguez quien conectó para poner en tablas el partido.

El equipo cafetero se fue al entretiempo sin sensaciones positivas desde lo futbolístico. Pedía a gritos un cambio, y que el cambio aporte claridad, pausa para controlar el trámite. José Pekerman lo leyó bien desde el banco y lo llamó al 10: Edwin Cardona ingresó por Muriel para la segunda parte y fue el mejor. Se paró por izquierda y desde allí para el medio se asoció con MacNelly Torres. Su ingreso fue clave para que Colombia se encontrase con su fútbol y comenzara a acometer contra un Uruguay que se plantó definitivamente en su campo.

De todas formas, el siempre duro equipo del Maestro Tabárez, acostumbrado a resistir y golpear en el momento menos esperado, sacó a los 28 minutos un gol de la galera. De un pelotazo aparentemente inofensivo de Diego Godín, Luis Suárez aprovechó una falla de Óscar Murillo, quedó cara a cara con David Ospina y definió como lo que es: el mejor 9 del mundo. Poniendo un remate cruzado certero, bien pegado al palo. Con muy poco fútbol pero con mucho oportunismo Uruguay se estaba llevando 3 puntos de oro.

Pero los locales no desistieron. Una derrota era algo inaceptable para los de Pekerman, quien fue por todo y colocó otro delantero, Orlando Berrío, en reemplazo del lateral derecho Santiago Arias. Con ese espacio más despejado, el zaguero Yerry Mina abrió el juego para Guillermo Cuadrado y se mandó en una aventura hacia el área. Aprovechando el envión, conectó el centro de Cuadrado de manera fantástica, poniendo la pelota bombeada al ángulo y rescatando el empate definitivo a cinco minutos del final.

Javier Araya

19 años. Estudiante de Comunicación Social (UBA). Cubriendo al Club Atlético Boca Juniors.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close