Usuarios de Facebook colaborarán contra pornovenganza

La compañía Facebook y el Gobierno de la República de Australia han perfeccionado un proyecto piloto para colocar fin a la pornovenganza entre sus usuarios.

De este modo los ciudadanos que sospechan que pueden resultar víctimas de ese abuso poseen la posibilidad, desde este mes, de remitir voluntariamente sus fotografías y vídeos íntimos a la compañía Facebook para que la compañía descubra si otra persona intenta publicarlos sin su consentimiento e impida la propagación de las imágenes.

Según reseñó el portal El País, se trata del primer plan de este tipo, según informó la responsable de Seguridad Global de Facebook, Antigone Davis, a través de un comunicado.

Los usuarios de esas redes sociales ya conseguían denunciar si imágenes de ellos desnudos o con contenido sexual eran divulgadas sin su consentimiento, pero esta decisión, en etapa de ensayo, busca que las imágenes (reales, retocadas o dibujadas) no se comuniquen en ningún momento en Facebook, Instagram y Messenger.

El primer movimiento para alertar a Facebook del potencial abuso es perfeccionar un formulario en la página web del Comisionado de Seguridad Digital australiano, que será enviado a la compañía.

Posteriormente, a los usuarios les corresponderá enviarse a sí mismos, a través de Messenger, la fotografía o el vídeo con contenido íntimo que desconfían que pueda ser difundido.

Exclusivamente un miembro responsable del equipo de Facebook poseerá acceso a la imagen y establecerá una especie de huella digital numérica para identificarla si alguien quiere subirla a Internet.

pornovenganza

Combatir la “pornovenganza”

Como se mencionó, Facebook se encuentra trabajando con el Gobierno australiano para desplegar un programa que busca prevenir la “pornovenganza“, algo que impresiona a una de cada cinco mujeres de entre dieciocho y cuarenta y cinco años.

Se trata de un mecanismo que deben impulsar los usuarios antes, de modo tal que se impida la futura difusión de ese material sin su consentimiento.

¿Cómo trabaja?

En caso de que se tema que una imagen íntima se filtre y termine siendo divulgada en Instagram o Facebook, la persona debe conectarse con el departamento de Seguridad en la Web (e-Safety) del Gobierno de Australia.

Allí se le requerirá al usuario que se auto-envíe la imagen en cuestión por Messenger. Suena extraño, pero es así, y la elucidación es que ese método puede pensarse como “más seguro”.