unesco

Venezuela se llevó sexto título consecutivo ante la Unesco

Por sexta vez consecutiva, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura incluyó a Venezuela en una declaración de patrimonio.

La declaración fue hecha por “Los Cantos de Trabajo del Llano de Venezuela y Colombia”. Recibieron el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Ambas naciones presentaron ante la Unesco un expediente binacional para solicitar el salvaguardo de la manifestación cultural.

La decisión fue tomada por el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco. Se llevó a cabo en una isla surcoreana de Jeju.

Este es el sexto título que Venezuela se lleva ante la Unesco. Entre las declaraciones de Patrimonio Cultural Inmaterial se encuentras Los Diablos Danzantes De Corpus Christi.

Igualmente la Parranda de San Pedro, La Tradición Oral del Pueblo Mapoyo, el Tejido de la Curagua y Los Carnavales del Callao.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó su felicidad a través de su cuenta en la red social Twitter.

Escribió sentirse orgulloso de este nuevo nombramiento y plasmó: “¡Que viva el llano y lo hermoso de su identidad!”.

De igual manera se pronunció la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez. Publicó que la declaratoria se debió a la Diplomacia Bolivariana de Paz que ha trabajado en la identidad nacional.

Un poco de historia

Los cantos, ganadores en la Unesco, se escuchan en los Llanos de Venezuela y Colombia cada amanecer. Son entonados por hombres que andan a caballo arreando el ganado. Siempre lo hacen a capella.

Es una tradición que nació desde el siglo XVI en la zona llanera de ambas naciones. Es la manera en que el trabajador se acompaña a sí mismo mientras realiza su labor.

Bettsimar Díaz, hija del cantautor del folklore venezolano Simón Díaz, aclaró que el canto tiene notas largas con notas espaciadas. “Son utilizados tanto para arrear el ganado como para ordeñarlo”, dijo.

La petición ante la Unesco estuvo basada de acuerdo a una advertencia en la que alertaban sobre la pérdida de la tradición.

Señalaban que la industrialización en el traslado de los animales y la mecanización del ordeño de las vacas adelantaban la pérdida de “Los Cantos”.