Entretenimiento

William y Kate, su romance luego de 6 años juntos

Inglaterra.- La pareja real celebra su sexto aniversario, mostrándose más enamorados que nunca.

Hace 15 años el príncipe William no era más que un joven estudiante de la prestigiosa Universidad St. Andrews que buscaba ser tratado, por primera vez en su vida, como un plebeyo más; por otro lado, Kate Middelton era una atractiva y elegante joven, de clase media alta. Ninguno de los dos hubiera pensado que en medio de las clases y exámenes se iban a enamorar para, años después, formar uno de los matrimonios más sólidos actualmente.

El flechazo se dio en una pasarela benéfica, organizada por la Universidad, donde Kate lució un sexy vestido transparente, que volvió al príncipe completamente loco. Pero pese a esto, no empezaron a salir formalmente hasta un año después, en el 2003.

La prensa no estaba enterada del asunto y, como siempre se veía a William junto a mujeres hermosas, pensaron que Middelton era una de sus mejores amigas. No fue hasta el 2005, cuando se vio a la pareja esquiando y dándose apasionados besos en Suiza, que la relación se hizo pública. Aquí fue cuando el martirio empezó para ambos. Los paparazzis no les dieron tregua y los seguían a todas partes, llegando al extremo de acosarlos; Kate fue la que más sufrió con esto, al ser la menos acostumbrada al asedio de la prensa, no sabía como lidiar con el asunto; y para hacerlo todo peor, publicaban fotos de su ropa íntima, mientras ella bajaba de vehículos.

Si se hablaba de algo más que de las bragas de la novia del príncipe, era de la aprobación de la reina Isabel II. Se dijo que la Reina no veía con buenos ojos el romance, debido a la ascendencia plebeya de Kate, sumado a los escándalos recientes; pero todas estas teorías quedaron desechadas cuando se la invitó a la tradicional carrera de Cheltenham, evento exclusivo para miembros de la familia real.

La pareja no se diferenciaba mucho a cualquier otra de su edad. Disfrutaban de románticos paseos en yate, salían a bailar en las discotecas de moda en España, aprovechaban todo el tiempo que tenían juntos, que no era demasiado debido a los estrictos horarios de la academia militar donde el monarca estudiaba para convertirse en piloto.

La graduada de St. Andrews pronto mostró que no sería el típico miembro de la familia real, que mantiene el protocolo en todo momento o que no demuestra sus emociones abiertamente, todo lo contrario. Por ejemplo, en el 2008 organizó una fiesta temática en patines para recaudar fondos para una asociación benéfica; su actitud relajada, incluso llego a caerse por los patines, y vestimenta corta desató la furia de la reina de Inglaterra. Las comparaciones con Diana de Gales no se hicieron esperar.

Pero claro, no todo podía ser felicidad. En el 2007, la pareja se separó por varios meses, aparentemente por el descuido del monarca y porque no quería comprometerse en algo más formal con la joven. Se reconciliaron meses después, pero la prensa ya le había puesto a la morena el apodo de “watie Katie” (la paciente Katie), debido al larguísimo tiempo que había sido enamorada de William, sin obtener aún el anillo de compromiso, pese a que estos ya llevaban un buen tiempo viviendo juntos.

La esperada pedida de mano se dio en África. El rubio príncipe confiesa que estaba increíblemente nervioso, debido a que le iba a pedir matrimonio con el anillo que le había pertenecido a su madre, y temía perderlo en el viaje, por lo que revisaba constantemente su mochila para asegurarse que aún estuviera ahí. En el monte Kenia, el segundo más alto de África, William sacó, por fin, el anillo de zafiros azules y le preguntó a su eterna novia, con voz entrecortada, si quería ser su esposa. Todos sabemos la respuesta.

“A través de los años, William me ha cuidado muchísimo. Me ha tratado increíblemente bien, como el novio amoroso que es. “ confesaba la apodada “Cenicienta moderna.”

En abril del 2011, Reino Unido y el mundo entero celebraron a lo grande la unión de los jóvenes. Dos años después, la ahora princesa dio a luz a George, el tercero en la línea de sucesión al trono inglés. El pueblo espero con gran emoción el momento, y recibieron con aplausos y regalos a la familia a su salida del hospital St. Mary, el mismo donde nacieron William y, su hermano, el príncipe Harry. En el 2015 nació Charlotte, la segunda hija de la pareja.

En la cuenta de Instagram del Palacio de Kensigton, que se encarga de las relaciones públicas de los monarcas, se difundió un mensaje de agradecimiento por los buenos deseos por el sexto aniversario de bodas de los duques de Cambridge.

“Muchas gracias por todos los encantadores mensajes deseándoles al Duque y Duquesa un feliz sexto aniversario de bodas.” dice la leyenda que acompaña a una foto de la boda de William y Kate. La publicación cuenta con más de 80 mil likes y miles de comentarios de apoyo al joven matrimonio.

No se sabe oficialmente donde celebraron, pero fuentes de la revista “Hello” dicen que ellos tuvieron un íntimo momento en compañía de sus pequeños hijos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close