Yuan Meng recibió su nombre en el Zoológico de Beauval

Francia.- Tras haber transcurrido cuatro meses de su nacimiento, el primer panda de Francia finalmente posee nombre: Yuan Meng, que simboliza “el cumplimiento de un deseo” o también puede ser interpretado como “la realización de un sueño“.

El cachorro recibió su nombre al inicio de esta semana en un acto especial al que concurrieron funcionarios chinos y la primera dama francesa Brigitte Macron.

El acto formal de nombramiento  fue realizado en el Zoológico Beauval, ubicado al sur de París, y se transformó en un momento diplomático trascendental.

Sin embargo, para la cría  macho fue un momento que le generó stress y lo reflejó  gruñendo y brincando justo en el momento cuando el director del Zoológico Rodolphe Delord lo iba a acariciar dentro de una caja de cristal.

Yuan Meng, su nacimiento y sus raíces

Los padres del cachorro Yuan Meng residen en Beauval debido  a un préstamo del  Gobierno de China, aunque el pequeño será enviado a una reserva de osos  pandas en ese país, al dejar de ser amamantado.

Como tradición, los cachorros de panda que hayan nacido en cautiverio sus nombres los escoge China. Aunque en este caso, Brigitte Macron, fue anunciada como la madrina y se encargó de hacer público el nombre.

“Yuan Meng y sus padres representan en lazo entre los países, los cuales tienen mucho para compartir”, manifestó Macron.

Por otro lado, el vicecanciller chino Zhang Yesui analizó un pequeño texto de la primera dama Peng Liyuan, donde narra que “el nacimiento de un panda es un símbolo de brillantes prospectos para la relación” entre ambos países.

Actualmente viven 1.800 pandas en China y aproximadamente 400 viven en cautiverio a nivel mundial.

Baptiste Mulot, quien se desempeña como veterinario en jefe del Zoológico de Beauval, declaró que Yuan Meng ya se está movilizando usando sus cuatro patas y que “se está comportando como un niño, así que trata de escaparse de donde esté“.

La cría nació de color rosa y ningún pelo, con un peso de apenas 142 gramos (5 onzas). Estuvo obligado a pasar casi todo el primer mes en una incubadora.

Actualmente, pesa 8 kilos (18 libras), tiene las particulares manchas negras y blancas en el pelaje y ya no necesita botella para alimentarse.

Puedes observar parte de la ceremonia aquí: