Internacionales

Zeppelin militar deja sin luz a 20.000 hogares

Un dirigible militar de alta tecnología propiedad de la Fuerza Armada, utilizado para vigilar la costa este de los EE.UU y detectar ataques con misiles ocasionó varios apagones dejando a más de 20.000 hogares sin luz, luego de volar a la deriva en espacio aéreo norteamericano por varias horas, hasta que aterrizó en el estado de Pensilvania, la maquina descendió cerca del campus de la Universidad de Pennsylvania. Informó el Comando de Defensa Aeroespacial Norteamericano (Norad).

El aeróstato se encontraba enganchado en la base militar Aberdeen, en Maryland, se desprendió de sus ataduras por razones desconocidas a las 12:00 hora local, y tomo vuelo sin control hacia Pensilvania. Los cortes de electricidad fueron ocasionados porque el dirigible golpeó varios cables eléctricos en su paso, dejando una gran zona de Bloomsburg sin energía.

“Actualmente hay más de 20.000 hogares sin suministro en el área de Bloomsburg”, explicó Joe Nixon, de la empresa eléctrica PPL Electric.

Dos aviones de combate F-16 fueron enviados por el Pentágono desde la base de la Guardia Nacional de Nueva Jersey para seguir la trayectoria del aparato, de igual manera pidieron la ayuda de los ciudadanos para informar si lograban divisar el dirigible. El zepelín estuvo cuatro horas en el air sin rumbo alguno, hasta que las corrientes lo llevaron a Bloomsburg.

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Pennsylvania lograron observar y grabar un video cuando el zepelín descendía cerca del Campus, algunos de ellos declararon que al aterrizar ocasionó un corte de luz en la Universidad. El zepelín además cuenta con un tamaño de 61 metros y es uno de los dos que conforman un sistema de detección de misiles de última tecnología conocido como (JLENS).

A pesar de los esfuerzos de la Guardia Nacional y la Guardia Costera, tuvieron que asociarse con la aviación civil para poder garantizar la seguridad del tráfico aéreo de esa zona, ejecutaron ese plan por la variada trayectoria de la aeronave y por el cable que la mantenía atada a tierra, que fue la causante de todas las fallas ocurridas al romper los cables y transformadores.

La construcción de esta maquinaria tardó 17 años y más de 2.700 millones de dólares, a pesar de eso el software se ha visto perjudicado por la vulnerabilidad en los fuertes climas. Inclusive algunas organizaciones de los derechos civiles han criticado este tipo de aeronaves, porque según ellos vigilan a las personas.

Gerardo Romero

Venezolano | Periodista |Estudiante de comunicación social de la Universidad Católica Santa Rosa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close