Vincenzo Níbali gana la 19a etapa del Tour de Francia 2015

102° Tour de Francia – Se despertó el Tiburón

86

Francia. – El ciclista italiano Vincenzo Níbali (Astana) se ha impuesto este viernes en la decimonovena etapa del Tour que se disputó entre las localidades de Saint-Jean-de-Maurienne y La Toussuire sobre 138 kilómetros, y mostró al fin sus dotes de último campeón al completar el recorrido en 4 horas, 22 segundos. Secundado por Nairo Quintana (Movistar) a 44 segundos y por el líder de la General, Chris Froome (Sky) a 1 minuto, 14 segundos; con este resultado el colombiano pudo achicar su diferencia a 2 minutos, 38 segundos en la pelea por el maillot amarillo.

Una etapa corta pero muy intensa y el Tiburón que no quiere quedarse fuera del podio. Con esta victoria se acerca a 1 minuto, 15 segundos de Alejandro Valverde (Movistar), el tercero en la General. También Quintana hizo una muy buena labor atacando a Froome, que empezó a mostrar la fatiga normal en estas instancias, a 5 kilómetros de la meta, quedando desarticulado ante la embestida del equipo Astana y contar únicamente con Wouter Poels como apoyo del Sky. El duro ataque del colombiano fue respondido por Froome que llevó a rueda a Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), Valverde y a Romain Bardet (AGR-La Mondiale).

Guerra al principio y al final de la etapa en donde las piernas a estas alturas ya están muy castigadas y debían medirse las fuerzas. No fue el caso de Níbali, el Tiburón de Sicilia que desde el primer puerto del día, el Col du Chaussy (1ª categoría) comenzó a atacar y mantuvo durante la mayor parte de la subida una ventaja superior a los dos minutos; ya en la segunda subida del día, la Col de la Croix de Fer (categoría especial), de gran dureza, empezó a explotar.

Detrás, un inesperado aliado para el Sky, el Lotto NL-Jumbo de Gesink, que intentaba reducir diferencias. Pero su ritmo no era nada bueno y fue el Tinkoff, de la mano de Majka, quien se puso al frente. Alcanzado el italiano, luego lo intentó Valverde, pero también sin éxito. Faltando 60 kilómetros para la meta, una pequeña avería de Froome hizo que se rompiera la armonía. Níbali se dio cuenta de ello y decidió atacar, el resto inmutable. El líder del Astana abría pronto un importante hueco y en el descenso se lanzó a la persecución de Pierre Rolland (Europcar), con quien emparejó poco después de finalizar el puerto de Col du Mollard (2ª categoría). Así lo relataba Froome: “hacia la cima del Glandon tuve un problema mecánico, un trozo de asfalto bloqueó mi rueda trasera y tuve que pararme para quitarlo. Níbali tenía toda la subida para atacar, pero eligió ese preciso momento para hacerlo. Otros corredores me dijeron que miró para atrás. No ha jugado limpio. No diría que atacó al maillot amarillo pero sí hizo reaccionar a Alejandro Valverde y a Alberto Contador, y eso me afectaba a mí. Lo que creo es que hoy mi percance mecánico provocó su ataque.” El Tiburón no se quedó callado y reflexionó: “me han decepcionado mucho sus palabras después de la etapa, son cosas que no quiero ni repetir por eso he preferido no contestar. Si se ha enfadado es problema suyo. Hoy hemos hecho un gran trabajo de equipo, mandando a Scarponi en la primera escapada y a Kangert en la segunda. Cuando lancé mi ataque quería conseguir escalar en la General y, si podía, ganar la etapa. No vi que Froome tuviera un problema en ese momento, me di cuenta más adelante cuando vi que mi ventaja iba en aumento. Este ha sido un Tour muy difícil para mí, sufrí durante la primera semana y mejoré un poco en la segunda, pero me faltaba algo para terminar bien las etapas. Ahora, en cambio, me encuentro mucho mejor y por eso ha funcionado. No sé lo que va pasar mañana, sobre todo teniendo en cuenta la energía que he gastado. Creo que Movistar va a concentrar esfuerzos en Quintana, que parece que está en forma.”

Vendría un nuevo descenso, el de La Toussuire (1ª categoría), escenario ideal para los ataques. Rolland que no daba más, dejó el terreno libre para Níbali que finalmente logró una importante victoria que le da una inyección anímica muy alta.

Lo que viene será emocionante y habrá que estar atentos a la reacción física y psicológica del Sky ante la embestida del Movistar, con Quintana y Valverde a la cabeza. Así dicho por el propio Nairo: “pensábamos que el Sky iba a controlar a Níbali pero no ha sido así, hemos conseguido recortar algo, mañana volveremos a probar e intentaremos el todo por el todo.”

El espectacular Alpe d’Huez será el protagonista de un sábado de súper acción con 13,8 kilómetros de subida al 8,1% de pendiente media y rampas que llegan al 10% de inclinación. Esta etapa será la decisiva con sólo 110,5 kilómetros desde Modane Valfréjus, con descenso y ascenso en el Col de la Croix de Fer para terminar en lo más alto y temido por todos. Imperdible. –




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *