sábado, septiembre 25, 2021
InicioDeportes15 meses de Martino en la Selección: En busca de la identidad

15 meses de Martino en la Selección: En busca de la identidad

Selección argentina.- Luego de un año y tres meses en la conducción de la selección argentina, Gerardo Martino sigue buscando un equipo que pueda plasmar su idea en la cancha. Esta idea consiste en dos conceptos: presión y posesión, recuperar la pelota rápido y en campo rival, para luego mantenerla la mayor cantidad de tiempo posible. Es el estilo que pudo llevar a cabo en el Newells campeón del  2013.

Sin embargo, esta selección sigue teniendo como problema estructural groseros defectos defensivos (herencia de Sabella, Maradona, Basile, Batista, etc). Más preocupante que como defiende es que el equipo no logra mantener una posesión de calidad, en campo rival y buscando triangulaciones y espacios.  La apuesta a Pastore de 10 y Di María como extremo respondía a esta necesidad. Pero el Flaco (Pastore), de una calidad técnica innegable, no puede hacer las veces de Xavi, Iniesta, Riquelme, Verón o Aimar. Las características del ex jugador de Huracán son más parecidas a la de una segunda punta, con apariciones esporádicas que pueden cambiar un partido pero carece de constancia en el juego del equipo. La nacionalización de Franco Vázquez a la selección de Italia puede ser una carencia importante, teniendo en cuenta  la necesidad de Martino de jugadores que puedan cumplir la función de enlance. A esto se le debe adicionar que con el cambio de puesto de Di María (de interior a extremo) lo dejó muy lejos en la asociación con Messi, y que Biglia y Mascherano no tienen las características de Gago o Banega como para armar juego desde abajo.

El otro punto, la presión bien arriba, es otra deuda pendiente de este ciclo y esto responde a que Mascherano tiende a tirarse entre los centrales, por este motivo, muchas veces el equipo queda partido entre ataque y defensa. Una de las grandes críticas que se le hizo al exitoso ciclo Sabella

Pero no todas son malas en la era Martino. Desde los resultados la cosa no fue tan mal, teniendo en cuenta la final en Chile y una posición expectante en eliminatorias. También Martino logró ciertos hallazgos que se traducen en nombres propios: Nicolás Otamendi (uno de los mejores centrales del momento), Ramiro Funes Mori de buenas actuaciones con la camiseta argentina (a pesar de algún error infantil) y Matías Kraneviter perfilado a ser el nuevo Mascherano de la futura selección.

Para preocupación de Martino el nivel futbolístico de la selección es intermitente, juega al ritmo de Pastore, por momentos juega más o menos como quiere el DT y por momentos desaparece el funcionamiento colectivo. Dicho esto es inevitable entrar en un viejo debate futbolero: ¿El equipo se debe adaptar a la idea del DT? o al contrario ¿es el director técnico quien debe acomodarse a los jugadores?. La idea de Sabella tenía que ver con las características de este plantel: un estilo vertical que lo explotaba al máximo con Di María rompiendo por el medio y conectando con Messi y Aguero, también encontrando los espacios para un 9 especialista en esa tarea, como lo es Gonzalo Higuaín.  Cuando el equipo quería tener la pelota descansaba sobre los pies de Gago, quien fue otro de los grandes asistidores de ese equipo, filtrando pases y rompiendo las líneas defensivas 

Es llamativo como un técnico que siempre fue catalogado como defensivo jugaba con Agüero, Messi, Higuaín, Dí María y Gago. Cabe recordar que durante toda la etapa previa al mundial, la selección de Sabella hacía al menos 3 goles por partido (eliminatorias y amistosos) y a la inversa un DT asociado con el fútbol ofensivo renuncia a los 4 fantásticos, en consecuencia el equipo baja considerablemente su potencial goleador.

Si hubo algo que se criticó durante los últimos años fue la imposibilidad de transferir la producción goleadora de Messi del Barcelona a la selección. Maradona, Basile, Batista, todos fueron blanco de esas críticas. Muchos decíamos que era porque en Barcelona jugaba con Xavi e Iniesta (ahora con Neymar y Suárez). ¿Pero qué tanto mejor son ellos a Di María, Agüero e Higuaín? Cuando Messi tuvo esa compañía se vió lo mejor de él, en ese esquema fue el goleador con creces de la era Sabella, todos coinciden que durante su conducción se vió al mejor Leo en la selección. En el ciclo Martino, la Pulga otra vez, parece haber mermado su rendimiento, hace poco un periodista de este medio dijo: “Estoy viendo al Messi de la época de Maradona».

El cambio de estilo vertical por un intento más horizontal trajo como consecuencia cambio de posiciones de algunos jugadores y la ruptura de los 4 fantásticos (Messi, Higuaín, Di María, Agüero) para poner a Pastore o Banega. Hasta aquí, y a diferencia de la era Sabella, esta selección no encuentra una identidad y en consecuencia tampoco los nombres. También es cierto que a los procesos hay que darles tiempo, pero esto no nos exime de hacer un balance crítico de estos 15 meses de Martino al frente de la selección. Para este periodista el resultado es una anécdota siempre y cuando el técnico pueda encontrar una identidad plantada en el campo de juego.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments