20% de alimentos que consumen en España es comida ultraprocesada

186

España.- En un estudio publicado por Public Health Nutrition sobre Europa, España resaltó por consumir el 20% de la comida ultraprocesada, lista para consumir y no hecha en casa.

La gastronomía evoluciona y con ella los productos. Las personas cada vez cocinan menos, consumen más alimentos procesados, y comen menos calidad.

La advertencia viene resonando hace tiempo en España, a través de nutricionistas, médicos y demás expertos en la materia.

Resultado de imagen para snacks

Los datos los confirmó el estudio publicado por Public Health Nutrition, el cual reveló que España consume un 20% de productos ultraprocesados, como   snacks, refrescos, entre otras cosas.

Este grupo ya no prepara alimentos en casa con productos frescos, sino que prefiere comprarlos ya listos.

Los datos, aunque son preocupantes, no alarman a Europa, pues España está por debajo de la cifra de riesgo.

Los resultados admiten diferentes lecturas, según el contexto en el que se analicen. Ese 20,3% español es menos de la mitad.

En el caso del mercado inglés, 50,7% de los consumidores lideran el ranking sobre consumo de alimentos ultraprocesados.

Comida ultraprocesada

En el estudio de Public Health Nutrition participaron 19 países europeos, de los cuales fueron analizados todos sus hábitos de consumo.

El mercado lo lideran los ingleses con un 50%; le sigue España, luego Portugal y Francia.

Dentro del estudio “los que mejor comen son los portugueses, porque sólo  consumen comida ultraprocesada en un 10%”.

Francia también come buenos alimentos, frescos y los preparan en casa. Los franceses se ubicaron en 14,2 %, quedando notablemente por debajo de España.

Italia sacó 13,4%, justo por debajo de Francia.

Los que peor comen son Finlandia, Bélgica y Alemania. Los habitantes de estos países consumen en 40% comida procesada.

Como resultado del consumo de alimentos procesados, los puntos  son desalentadores para esos países, y llegarán a convertirse en un problema de salud pública a corto y largo plazo.

Consumir ese tipo de comida implica que se llevando al cuerpo una ingesta alta en azucares, sal, y eso altera la dieta de los consumidores. 

Enfermedades como la diabetes se ven beneficiadas con ese tipo de alimentos, sumado a la falta de actividad física, son una combinación poco favorable para la salud.