En 2017 asesinaron a 197 personas por defender al medio ambiente

150

América Latina.- El Programa de la ONU para el Medio Ambiente denunció que en 2017 murieron 197 personas tras defender al ambiente.

El 40 por ciento y 50 por ciento de los fallecidos eran originarios de comunidades nativas y locales que murieron o presuntamente los asesinaron por defender al medio ambiente.

Una de esas personas asesinadas fue Berta Cáceres, quien fundó en 1993 el COPINH. Participaron una docena de compañeros y compañeras, que decidieron defender los territorios de los nativos.

Actualmente, la baja de personas muertes es de casi 200, mientras que la cifra de personas amenazadas es alta. La ONU denunció que muchos sufren de amenazas, acoso e intimidaciones.  

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) presentó este año un programa para proteger y promover los derechos de los defensores del medioambiente.

El PNUMA presentó un estudio de la plataforma Global Witness que se publicó en enero de 2017, donde analizaron los casos de cuatro personas que se murieron semanalmente para defender el ambiente. Los asesinados aspiraban un ambiente saludable y limpio.

El informe reveló que entre 2002 y 2013 se asesinaron cerca de 908 individuos procedentes de 35 países, mientras que entre 1993 y 2016 unos 48 países sí oficializaron leyes para limitar las actividades de organizaciones no gubernamentales locales.

Sumado a las medidas tomadas desde el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), unos 63 países sí limitaron las acciones de ONG extranjeras.

Defender al medio ambiente

En retrospectiva la PNUMA recordó que en 1970 los derechos del medio ambiente sí evolucionaron rápido, al igual que otros tipos de derechos. Cada vez más los derechos avanzan, se defienden e invocan por los activistas.

También la PNUMA recordó que en 44 países los tribunales emitieron decisiones a favor de los derechos del medio ambiente, lo cual fue un derecho que se contempló en las más de 100 constituciones del mundo.

Erik Solheim, director del PNMA, concluyó a través de un comunicado de prensa que “las personas que luchan por defender el medio ambiente deberían ser tratados como héroes, aunque a veces el precio que deberán pagar es alto, y colocan en riesgo su seguridad, y hasta sus vidas”.