3 años de Gallardo en River

319

Un 6 de junio pero del 2014 Marcelo Gallardo asume como director técnico de River Plate y empezaría un camino lleno de gloria.

Que Marcelo Gallardo tomara las riendas del club tras la abrupta salida de Ramón Díaz después de ganar el torneo local el 2014, representaba la mayor prueba de fuego para la dirigencia comandada por Rodolfo D’Onofrio pero sobre todo para Enzo Francescoli, manager de la institución quien confió en Marcelo Gallardo cuando éste contaba con poca experiencia, solo había dirigido en Nacional de Uruguay donde había sido bicampeón del torneo charrúa.  Y un detalle que muy pocos conocen es que Marcelo Gallardo estaba casi abrochado por la dirigencia de Newells, pero el llamado de River, club donde es ídolo, cambió su historia personal y también la de millones de hinchas.

En su primer semestre como director técnico del millonario, Marcelo Gallardo ya empezó a ganarse a los hinchas ya que ganó la Copa Sudamericana de manera invicta y eliminando a Boca, el rival de toda la vida, en semifinales. La historia no podía empezar de mejor manera. Ese equipo mostraba un volumen de juego superlativo y contaba con varias figuras en su alineación titular, como el caso de Leonardo Pisculichi, pedido expresamente por él cuando era casi un desconocido que jugaba en Argentino Juniors.

Y a partir de ahí, empezaría un camino lleno de gloria para la institución millonaria de la mano de un Marcelo Gallardo que volvió a darle al hincha un equipo con el cual sentirse identificado. En total son 6 los títulos que lleva Gallardo con River incluyendo uno local como la Copa Argentina del año pasado que le dio la posibilidad de jugar la Copa Libertadores de este año donde ya está en octavos de final y quizá, el titulo más importante en la historia del club como la Copa Libertadores en el año 2015 derrotando en la final al Tigres de México.

Apenas llegó al club, sumó 31 partidos invicto (8 eran del ciclo de Ramón) y se convirtió en la mejor racha histórica del Club. Si hay algo que caracterizó, y sigue caracterizando, a Gallardo es su “mano dura” al momento de dejar a ídolos, como Fernando Cavenaghi, sentados en el banco de suplentes porque hay otro jugador que le puede aportar más al equipo. También bajo su mandato fueron 18 los juveniles que tuvieron la chance de debutar en Primera, siendo los ejemplos más resonantes los del arquero Augusto Batalla y el central Lucas Martínez Quarta, ambos hoy titulares indiscutidos y con un gran futuro por delante.

Gallardo lleva dirigidos 156 partidos habiendo ganado 78, empatado 46 y perdido solamente 32 con un porcentaje del 59% de efectividad.