Fiscalía de Brasil pidió 386 años de cárcel para el exdiputado Eduardo Cunha

93

Brasil.- La Fiscalía de Brasilia solicitó la condena por 386 años al exdiputado Eduardo Cunha por delitos de corrupción. Además, deberá cancelar la suma de 13,7 millones de reales.

El Ministerio Público Federal de Brasilia solicitó la condena del expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha. Los cargos son por el delito de corrupción activa, prevaricación, blanqueo de capitales y violación de secreto.

Los fiscales pidieron además el pago de multa, por concepto de daños causados por la corrupción, de 13,7 millones de reales.

Además de Cunha, fueron denunciadas otras cuatro personas, entre las cuales está el exministro de Turismo, Henrique Alves. En el caso de Alves, quien cumplió servicios durante los gobiernos de Dilma Rousseff y Michel Temer, solicitaron 78 años.

La presentación de las alegaciones finales del Ministerio Público de Brasilia es la última etapa procesal de la acción penal. A partir de allí, el juez federal Vallisney de Souza Oliveira debe proferir las sentencias pertinentes.

Solicitan medidas para exministro de Turismo

La Fiscalía también incluyó una multa al exfuncionario Henrique Alves, por un total de 3,2 millones. Los cargos son de corrupción pasiva y lavado de dinero, en consonancia con las actuaciones llevada por Cunha.

Según lo emitido por los fiscales, ambos brasileños “son criminales en serie, haciendo de la política y de la vida pública un camino hacia la vida delictiva“.

“De hecho, queda demostrado en el curso de la acción penal que Cunha y Alves poseen personalidades dirigidas al crimen, para la corrupción en su sentido más amplio. Son personas que no han demostrado o han comunicado, al menos hasta el momento, cualquier arrepentimiento por sus crímenes “, señalaron los fiscales.

Delitos de Eduardo Cunha y Henrique Alves

Los dos acusados habían presuntamente recibido comisiones de la empresa Carioca Engenharia en contratos del proyecto Porto Maravilha, en Río de Janeiro. Dicho proyecto estaba financiado por un fondo de garantía de inversiones en Brasil.

La liberación de las operaciones de financiamiento había sido influenciada por Fábio Cleto, exvicepresidente de Fondos de Gobierno y Loterías de la Caixa Económica Federal, el segundo mayor banco del país carioca.

La estructura delictiva, suministrada para la aprehensión de los funcionarios, fue otorgada la empresa Carioca Engenharia. Sus dueños, Ricardo Pernambuco e hijo, deberán ser condenados a 32 años cada uno, según solicitud de Fiscalía.

La defensa de Cunha alega que las acusaciones fiscales no pasan de “ficción científica”.