empleados que se suicidaron en Francia

A juicio los jefes de los 35 empleados que se suicidaron en Francia

347

Ocurrió hace diez años, a finales de 2009. Sin embargo, aún sigue vigente el caso de los 35 empleados que se suicidaron en Francia, todos pertenecientes a la compañía France Télécom. Por tal razón, sus jefes de entonces, son enjuiciados por cometer acoso sistemático, bajo la figura de hostigamiento moral.

El juicio, que culmina este 12 de julio, ha cautivado a un país profundamente en conflicto con el capitalismo y la cultura corporativa. De hecho, puede ayudar a responder una pregunta que atormenta a los franceses: ¿Hasta dónde puede llegar una empresa para racionalizar, eliminar deuda y ganar dinero?

Si resultan condenados, los exejecutivos se enfrentan a un año de cárcel y una multa de 16.800 euros. Vale destacar que incluso antes de que concluya el juicio, se ha convertido en un hito en las relaciones a menudo hostiles del país entre los trabajadores y los altos mandos.

Los ejecutivos incluyen a Didier Lombard, el exdirector ejecutivo; Louis-Pierre Wenès, su número dos; Olivier Barberot, el exjefe de Recursos Humanos; y otros cuatro.

empleados que se suicidaron en Francia

Vea también: Buses turísticos en París podrían tener los días contados

¿Qué pasó?

France Télécom fue sorprendida por la revolución digital, miles de suscriptores de línea fija se dieron de baja. El estado ordenó su privatización en 2003 –tras ser compañía telefónica nacional-, y para el 2005, tenía una deuda de más de 50 millones de euros.

Ante este escenario, los ejecutivos de la compañía pensaron que necesitaban deshacerse de 22.000 trabajadores de un total de 130.000; una necesidad impugnada por la Fiscalía, para garantizar la supervivencia.

“Estaban atrapados, acorralados”, dijo Michel Ledoux, uno de los abogados demandantes. “La única posibilidad era hacer que se fueran, de una forma u otra”. Los trabajadores eran empleados estatales, empleados de por vida, y, por lo tanto, estaban protegidos.

Entonces fue que los ejecutivos decidieron hacer la vida de estos trabajadores tan insoportable que se irían, dicen los fiscales. No obstante, muchos se suicidaron; sintiéndose atrapados, traicionados e incapaces de encontrar un nuevo trabajo en el inmóvil mercado laboral de Francia.

empleados que se suicidaron en Francia

Casos desgarradores

Entre las víctimas de esa oleada de empleados que se suicidaron en Francia estaba Nicolas Grenouville, de 28 años; quien vestía una camiseta de la empresa cuando se colocó un cable de Internet alrededor del cuello y se ahorcó en un garaje.

“No soporto más este trabajo y a France Télécom no le importa nada”, escribió Grenouville poco antes de su muerte en agosto de 2009. “Todo lo que les importa es el dinero”.

Por su parte, Camille Bodivit, de 48 años, había sido planificadora en la empresa cuando, de repente, la descripción de su trabajo comenzó a cambiar. Se tiró desde un puente en Bretaña en 2009. “El trabajo era todo para él”, dijo a la corte la abogada de su compañera, Juliette Mendès-Ribeiro.

“Ustedes mataron a mi padre, ¿por qué?”, preguntó Noémie Louvradoux la semana pasada, dirigiéndose a los acusados. Su padre, Rémy, se prendió fuego en 2011 frente a una oficina de France Télécom cerca de Burdeos, desesperado por las sucesivas reasignaciones marginales.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *