Acoso sexual ronda resturantes estadounidenses

111

En el territorio norteamericano se ha expandido cada vez más el tema del acoso sexual a nivel laboral.

No solo las estrellas de Hollywood alzan su voz al respecto, por experiencias propias; sino que ahora se presentan más denuncias de acoso sexual en la industria restaurantera.

Se estima, que hasta el 90% de las mujeres y el 70% de los hombres podrían estar experimentando alguna forma de acoso sexual.

¿Las causas? Pudieran ser muchas y variadas, pero el denominador común se traduce en que los hombres ocupan la mayoría de los puestos directivos y de mayor salario.

Esto conlleva a la creación de un entorno donde es cada vez más común este tipo de acorralamiento.

Influye también el hecho de que los empleados de restaurantes en los Estados Unidos suelen depender de las propinas.

Por otra parte, los consumidores juegan un rol total tanto en la evaluación como el pago del personal del local.

Lo que puede llevar a que los consumidores acosen sexualmente a los empleados.

Un reciente estudio reveló que el acoso sexual es más común en estados que dependen del sistema de propinas que en aquellos que tienen un salario mínimo.

¿Qué se puede hacer?

Los empleadores tienen la obligación legal de proteger a sus trabajadores del acoso sexual de clientes.

Una acusación grave de acoso sexual puede tener un impacto negativo en la reputación de una organización. Lo que se debe hacer es dejar en claro a todos los trabajadores y directivos que el acoso sexual no será tolerado.

Pueden establecer procedimientos para que los empleados puedan presentar quejas y los gerentes las atiendan en forma justa y consistente.

Otra importante alternativa sería que se requiera que los gerentes cumplan con entrenamiento sobre acoso sexual.

Los directivos deberían estar entrenados para reconocer diferentes formas de acoso sexual. 

Pero también deberían conocer los requisitos legales y aprender los pasos adecuados para atender las quejas.

Adicionalmente, todos los empleados deberían tomar entrenamiento para intervenir, de forma que los testigos sepan cómo identificarlo y ayudar a quienes lo experimentan.

Para finalizar, los restaurantes deberían entrenar a sus gerentes sobre cómo proteger a los empleados de comportamiento indeseado.